Al servicio de los mayores

El Obispo de Huelva se encuentra con los responsables de los centros de inspiración cristiana al servicio de los mayores. En la mañana del miércoles 10 de septiembre ha tenido lugar, en el Centro Virgen de Belén (junto al Santuario de La Cinta), un encuentro entre el Obispo de Huelva, D. José Vilaplana, y los responsables de los Centros al Servicio de los Mayores de inspiración cristiana distribuidos por toda la geografía de la diócesis onubense.
 
El objetivo de este encuentro que ha sido promovido por el Obispo, ha sido una toma de contacto entre las personas que coordinan la labor de estos centros a fin de intercambiar experiencias y descubrir juntos los problemas y retos con los que se enfrentan en la actualidad, para ir, en un futuro, buscando vías de solución y colaboración mutua y alimentar la motivación evangélica que las hizo nacer.
 
El acto comenzó con un eucaristía presidida por el Obispo, y concelebrada por varios sacerdotes presentes, que a la luz de la Palabra de Dios proclamada en la fiesta del Beato Vicente de Ayamonte, señaló la espiritualidad propia de los servidores que trabajan al servicio de nuestros mayores, poniendo de manifiesto el valor de los pequeños gestos y la tarea cotidiana tan encomiable.
 
Entre los asistentes, se encontraba el presidente de la Patronal LARES que Representa a las Residencias de Mayores de Asociaciones sin Ánimo de Lucro de Andalucía, con la intención de tomar nota de las necesidades que se han ido expresando en los turnos de la mesa redonda que continuó tras la celebración de la Eucaristía..
 
En esta mesa redonda fue presentada la realidad de los distintos centros asistenciales de mayores presentes en el encuentro. La diócesis cuenta con 26 centros de estas características, de los cuales, una gran mayoría son coordinados directamente por el obispado y las parroquias, generalmente a través de fundaciones y patronatos, otros por religiosos y religiosas en cuyos orígenes fundacionales se encuentra la atención a los mayores más desasistidos y el resto por patronatos y asociaciones locales, todas ellas de inspiración cristiana. La mayoría de estos centros cuentan en la actualidad, o proyectan para un futuro, con Centros de Estancia Diurna (los llamados comúnmente “centros de día”), muy demandados por los ciudadanos.
 
En total, los ancianos asistidos por estas instituciones ascienden a unos 1300, residentes en su mayoría, aunque también entre ellos se encuentran las asistentes a los centros de estancia diurna. Menos de la mitad de éstos (unos 600) acceden a estas plazas mediante los conciertos que estos centros tienen con la Junta de Andalucía. En cuanto a los trabajadores que sostienen toda esta labor, se encuentras en la actualidad unos 600, de los cuales un centenar son religiosos o religiosas y quedan excluidos de esta cifra los voluntarios que colaboran en las diferentes tareas asistenciales.
 
Como problemática, los asistentes privilegiaron la falta de recursos económicos, ya que muchos de ellos dependen de ayudas oficiales que, además de insuficientes, suelen llegar con retraso. Los conciertos establecidos dejan, a menudo, plazas vacantes debido al retraso actual en la resolución de la Ley de Dependencia que, por otro lado, no pueden ser cubiertas de forma privada. Con lo cuál faltan ingresos para afrontar las debidas contrataciones a fin de una asistencia de mayor calidad y, aún con mayor dificultad pueden iniciarse proyectos como la apertura de plazas de estancia diurna, como ya hemos referido anteriormente, muy solicitadas por la sociedad.
 
Dentro de este capítulo de problemática, los participantes señalaban también, por un lado, que la Administración estaba ofertando plazas a personas en situación de extrema dependencia en centros que no contaban con suficiente personal para atenderlo con la dignidad que se quiere y, por otro lado, la falta de correspondencia entre la profesionalidad y la vocación necesaria para desempeñar una labor de este tipo, señalando que con frecuencia la titulación exigida para cubrir el empleo no garantizaba la experiencia ni la identificación con el modus operandi evangélico propio de estas instituciones.
 
Tras la mesa redonda, los participantes tuvieron ocasión de seguir compartiendo sus inquietudes en una comida fraterna servida por la Escuela de Hostelería Virgen de Belén, cuyos beneficios se redireccionan al desarrollo de iniciativas de tipo tutorial y asistencial como el Centro “Juventud y experiencia” que próximamente abrirá sus puertas en la calle Caracas y en el que se unen la salida profesional de personas extuteladas y mayores con necesidades de dependencia y soledad. Con este almuerzo, los asistentes (y quienes no pudieron hacerlo precisamente por atender a sus residentes) quedaron instados a una próxima reunión para seguir avanzando y dando respuesta a todas estas inquietudes.

Contenido relacionado

El Seminario acogerá una convivencia para monaguillos

El próximo sábado 24 de febrero, el Seminario de Huelva acogerá...

“Un viaje Por tantos” para los que no marcan la ‘X’ de la Iglesia...

¿Marcas la casilla de la Iglesia en la declaración de la...

Más de dos mil alumnos participarán en la VII Semana de Cine Espiritual de...

“Elegidos y enviados” es el lema de la VII Semana de...

Enlaces de interés