“No venimos a buscar cariño para nosotros, sino que venimos a buscar que amemos al Señor”: madre Ángela, fundadora de la Congragación Marta y María

Diócesis de Guadix
Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

Madre Ángela Silva, en el centro, junto al obispo de Guadix

 

“Sin hablar están predicando”, así define la madre Ángela, la labor de los cofrades, a los que ha conocido porque está realizando la Misión Diocesana en Guadix, junto a un grupo de 80 religiosas y seglares consagrados

La diócesis de Guadix está viviendo, en esta segunda quincena de febrero, una Misión Diocesana. Son las religiosas de la Congregación Marta y María, junto a un grupo muy numeroso de seglares vinculados a la congregación, los que la están realizando. Y con ello, siendo una más en muchas ocasiones, la madre Ángela Silva, fundadora de esta congregación, que lleva pocos años fundada, pero que tiene un amplio recorrido y un número importante de vocaciones en todo el mundo.

Hemos hablado con madre Ángela sobre la Misión y sobre su congregación. Una congregación que lleva el nombre de Marta y María porque su carisma recoge lo mejor de estas dos hermanas, que sirvieron al Señor cada una a su manera. Madre Ángela lo explicaba así: “nosotros somos Marta y María. Eran hermanas de Lázaro, vivían en Betania. Entonces, nuestro carisma es ver, en el más necesitado de cuerpo o de alma, el rostro de Jesús. Quitarle el rostro de esa persona y poner el rostro de Jesús. ¿Cómo atenderían Marta y María y Lázaro a Jesús en Betania? Entonces, tenemos que hacerlo con las manos de Marta y con el corazón de María”.

-¿ Y cómo se concreta ese hacer, a qué se dedican?

-Madre Ángela: Nosotros tenemos un abanico, verdad, estamos en algunas nunciaturas, pero también atendemos a personas mayores, atendemos a niñas especiales, que decimos niñas porque, aunque cronológicamente son mayores, psicológicamente son niñas. Por eso les decimos niñas. También tenemos niños huérfanos o con problemas. ..y en la diócesis de Guadix estamos en la Casa Sacerdotal.

-Con ustedes ha venido a la Misión Guadix un grupo grande de laicos consagrados

-Madre Ángela: Son laicos consagrados que viven el mismo carisma nuestro. Y hay otros que como que se han sentido inclinados a venir para ver cómo es una misión y si se quieren consagrar. Son laicos que pueden ser casados, solteros, viudos, divorciados, que quieren participar con nosotros del carisma. Como en esta misión, en la que hay dos matrimonios, hay solteros, jóvenes…, hay de todas las edades. El que quiera compartir con nosotros nuestro carisma y salir a hacer el bien, a ser las manos de Marta y el corazón de María, será bienvenido.

-Es un tiempo difícil para las vocaciones a la vida consagrada. Sin embargo, la congregación que usted fundó tiene muchas vocaciones, ¿a qué cree que se debe?

-Madre Ángela: A que el Señor lo quiere. Yo de otra manera no lo puedo decir. Que el Señor nos ama y el Señor quiere algo de nosotros…, pues, mientras podamos y tengamos vocaciones, para adelante. Llegará un momento en el que no, pero creo yo que es un regalo de Dios porque, siempre, es un regalo fundacional. Por ejemplo, de las seis primeras hermanas que ingresaron, solo una está muerta y cinco están vivas. Entonces, son cosas de Dios, son maravillas del Señor, son misterios de Dios, Él sabrá por qué.  

-Háblenos de la Misión que están realizando en la diócesis de Guadix

-Madre Ángela:  La misión la estamos viviendo maravillosamente, de una manera espectacular. Porque venimos de Latinoamérica la mayor parte de los misioneros. Venimos de Guatemala, de Perú, de Colombia y algunos de aquí de España. Respecto a los que venimos de Guatemala, el clima y todo es distinto, hasta la manera de hablar, ¿verdad? Porque tenemos unos modismos y unas maneras de ser un poco distintas.  Pero no se ha sentido. La gente es cariñosa, acogedora: acogedora de nosotros, pero también de lo que les decimos. Porque no venimos a buscar cariño para nosotros, sino que venimos a buscar que amemos al Señor y que le agradezcamos la bondad, el amor y la misericordia del Señor para con todos nosotros, con nosotros que pudimos venir y con la gente que nos ha atendido.

-¿Ha supuesto una dificultad la diferencia cultural entre Latinoamérica y España para la Misión?

-Madre Ángela: No ha sido ninguna dificultad porque, para Dios, el amor se habla en todos los idiomas. Puede haber un idioma que yo no conozca, pero el amor se demuestra con gestos, ¿verdad? Y como hablamos el español, pues con mayor razón. No importa la raza ni el color ni el lugar donde estemos, el amor viene de Dios y el amor lo podemos dar. Y lo demostramos de muchas maneras, con un saludo, con un gesto, con un abrazo, con una palabra cariñosa. Que estamos tristes, podemos acercarnos al triste. Que estamos alegres, comunitariamente, ahí sí que nos comunicamos la alegría. Y si hay algo por lo que acompañar a las personas, también las acompañamos. A veces en silencio, nos acercamos a la persona solo con ponerle la mano en el hombro, con decirle “no se preocupe, Dios está cerca de ti, Dios te ama y yo voy a pedir por ti”.

-La Misión es importante, pero más importante es la Pos-misión

-Madre Ángela: Usted tiene toda la razón. La misión es importante, es un despertar, es un escarbar la tierra para sembrar la semilla. Y la semilla siempre es Dios. Pues sí, yo creo que el señor obispo ya tiene la Pos-misión en su corazón y en su mente. Pero la Pos-misión no solo depende del obispo y de los sacerdotes y de los que vinimos, sino de cada uno de ustedes, porque ustedes tienen que avisar, hablar, llevar el mensaje a los demás, también, ¿verdad?. Y entonces hay que seguir reuniéndose, participar de la misa, en fin, acercar  a la iglesia a los que están lejos. Esto es lo más importante. Creo que hicieron unas asambleas antes de la misión, y eso resultó muy lindo, porque ahora hemos recogido los frutos de esas asambleas. Lo mismo puedo decir de la Pos-misión. Eso depende de cada uno de nosotros. Que no se quede encerrado el mensaje, sino que el mensaje se pueda extender. Dios, misericordioso, nos ha mirado con tanto amor, nos da su amor, para que nosotros también lo demos a los demás.

-Estamos en Cuaresma y ha podido conocer las hermandades en nuestra diócesis. ¿Qué le dice a los cofrades?

-Madre Ángela: Quiero decirle algo a los cofrades, que no solamente sea la Semana Santa, sino que sea para todo el año, porque hay muchos jóvenes y otros menos jóvenes [en las hermandades]… y la labor que hacen es maravillosa, porque sin hablar están predicando. Es pura religiosidad popular, ¿verdad? ¿Quién, al ver tan lindamente arreglada una imagen de la Virgen de Dolores o de Jesús Nazareno, no se le salen las lágrimas porque parecen reales? Entonces, [a los cofrades] les digo que no solamente se quede para darlo a los demás, que se quede en nosotros y que sea durante todo el tiempo, y que los felicito. Y para todos, en este tiempo de Cuaresma, el Señor nos habla. Es un tiempo como de reflexión, como de retiro espiritual, como de descanso espiritual…. agradezcámosle al Señor y pidámosle a Él para que nosotros lo conozcamos más y para alimentar esa alma que tenemos, que nos abra los ojos espirituales para verlo y que nos abra los oídos espirituales para escucharlo, que no importa la situación que tengamos, Él está presente y nunca nos abandonará

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix

­

 

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

La Hermandad del Sagrado Corazón de Jesús, de Caniles, peregrinó a Granada

El sábado 13 de abril, la Hermandad del Sagrado Corazón...

Hacia el Jubileo 2025. Calendario de celebraciones

Ver este artículo en la web de la diócesis

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas. En la...

21 de abril de 2024 «Hágase tu voluntad. Todos discípulos,...

Enlaces de interés