Mons. Francisco Jesús Orozco anima a hacer de las dificultades oportunidades en su Carta pastoral para la cuaresma de 2021

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

En un año marcado por la celebración del Jubileo del Beato Manuel Medina Olmos, el Año Diocesano del Corazón de Jesús y el Año Jubilar de San José, la cuaresma se presenta como “una nueva ocasión de Gracia que el Señor nos regala”

Coincidiendo con el inicio de la cuaresma, el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, ha escrito una carta a todos los diocesanos invitando a vivir estos días con intensidad y con una auténtica renovación interior, a pesar de la pandemia que está trastocando, un año más, el curso normal de nuestras celebraciones en este tiempo tan especial. Como dice el obispo en su carta, las dificultades de este tiempo han de transformarse en oportunidades para una vivencia de la fe más profunda y auténtica.

En su carta, D. Francisco Jesús se hace eco del sufrimiento que está suponiendo para toda esta pandemia. En ese contexto, la cuaresma se presenta como “una nueva ocasión de Gracia que el Señor nos regala”.

“Este virus nos ha recordado- dice el obispo- la necesidad de volver a lo más verdadero del ser humano y a ponernos siempre en las manos providentes del Señor”. La cuaresma surge, así, como tiempo propicio de conversión. Pero también de filiación y de fraternidad, porque Dios sigue siendo fiel, a pesar de nuestro pecado.

Cuaresma es tiempo de creer, ayunando de lo que estorba; es tiempo de esperanza, que se aprende en la oración; y es tiempo de caridad, la expresión más alta de nuestra fe y nuestra esperanza.

Recuerda el obispo en su carta de cuaresma que vivimos un año marcado por la celebración del Año Jubilar del Beato Manuel Medina Olmos y el Año Diocesano del Corazón de Jesús. También el Año Jubilar de San José, promovido por el papa Francisco debe ayudarnos a vivir la fe; así como el año de las familias, también impulsado por el papa y que comenzará el próximo mes de marzo, debe ser un estímulo.

Además, recuerda que siguen vigentes las prioridades pastorales -juventud, familia/vida y laicos-, la puesta en práctica del Congreso nacional de Laicos, la constitución de los consejos diocesanos de familia y de jóvenes; la pastoral vocacional y la consolidación de nuestros seminarios en Guadix… y otras tantas realidades diocesanas en las que seguimos trabajando.

Y termina su carta el obispo pidiendo a todas las familias a ser muy generosas con Cristo en este tiempo de cuaresma: “ser verdaderas Iglesias domésticas, dice el obispo, sigamos siendo testigos de la cultura de la vida en un mundo que amenaza la dignidad del ser humano”.

“Pido a los niños que recen mucho en este tiempo cuaresmal y que acojan a Jesús como el Amigo que siempre les llena de alegría y de fiesta. A los jóvenes les interpelo a formarse bien y a ser muy responsables en la tarea de construir un mundo en el que quepan todos”.

“Os animo, queridos jóvenes, a insertaros en las parroquias y a ser levadura en medio de la masa. Colaborad con la delegación de juventud e infancia para llevar vuestra joven fe a cada rincón de nuestra Diócesis”.

“Queridos mayores, enfermos y personas más vulnerables, cada día os pongo en la patena de la Eucaristía para que sintáis a toda la Iglesia junto a vuestra cruz”.

“A los miembros de hermandades y cofradías os invito a ofrecer el sacrificio, ya por segundo año consecutivo, de no poder vivir las estaciones de penitencia en nuestras calles y os animo a vivir el momento presente como un reto, una oportunidad que el Señor ofrece para intensificar verdaderos lazos de hermandad”. …. “Guardando todos los protocolos higiénicos-sanitarios y sociales…intensifiquemos el culto a los titulares en las sedes canónicas y vivamos en nuestras comunidades y parroquias los grandes misterios de la muerte y resurrección de Cristo. Todo esto fortalecerá nuestra vida eclesial y la salud de nuestras hermandades y cofradías”.

“Y a los sacerdotes y consagrados les animo a seguir siendo fieles, a no cansarnos de servir a quienes el Señor ha puesto a nuestro cuidado. Este mundo necesita, más que nunca nuestra fidelidad,… Sigamos siendo hospital de campaña en medio del mundo y de sus heridas”.

Se puede leer la Carta Pastoral completa en la web de la diócesis de Guadix.

Antoni Gómez

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés