Lo nuestro es sembrar

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

Convivencia final de catequesis de las parroquias de Albuñán, la Estación de Guadix y Hernán-Valle.

El sábado 28 de mayo, vísperas de la festividad del Corpus, ha tenido lugar en el centro diocesano de espiritualidad, la convivencia final de catequesis de las parroquias de Albuñán, la Estación de Guadix y Hernán-Valle, parroquias a las que las Religiosas Misioneras de Cristo Sacerdote asisten como catequistas, junto a las catequistas de los respectivos pueblos que también se han hecho presentes. Ha sido una pena que de Cogollos de Guadix no hayan podido asistir, esperemos que para otro año se animen.

El día se preveía estupendo, como así ha sido, pues todos los participantes han podido disfrutar de la multitud de actividades planteadas: juegos, yinkanas, carreras, puzles, etc. Todo ello precedido de la Eucaristía que ha marcado el inicio del encuentro, así como la comida compartida.

Los juegos también llevan un marcado carácter catequético y formativo porque algunas preguntas o contenido de los juegos intentan resumir alguna de la temática desarrollada durante el curso catequético.

No es la primera vez que se celebra dicha convivencia, sino que ya es costumbre en estos pueblos, donde asisten las religiosas, terminar así el año catequético. La verdad que merece la pena sembrar el amor de Dios y las ganas de vivir la vida compartiendo con otras personas. Las caras de los niños y niñas que participan lo demuestran y a uno les anima para seguir sembrando otro modelo de vivir y de divertirse junto a otros.

La convivencia comenzaba a las 10:30 de la mañana con la Eucaristía celebrada por el Párroco de Hernán-Valle; terminaba con la comida compartida y alguna que otra actividad. El párroco de Albuñán también se ha hecho presente y ha podido comprobar de primera mano el buen ritmo de la convivencia y el bonito ambiente que se respiraba. No todos eran niños que asistían por primera vez, sino que algunos repetían experiencia porque dicen que les “gusta mucho y se pasa muy bien”, hay un buen ambiente.

En fin, que seguimos sembrando el Evangelio allá por donde vamos y esperamos que se puedan recoger algunos frutos. Lo nuestro es sembrar, y sembrar con ilusión ahora le pedimos al “Dueño de la mies” que haga el resto.

José Mª Tortosa Alarcón

Delegado de Apostolado Seglar

Contenido relacionado

Enlaces de interés