Flores que quitan el hambre en la ofrenda solidaria a la Virgen «La Tizná», en Jérez del Marquesado

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

Desde el 31 de agosto al 9 de septiembre, se han celebrado en Jérez del Marquesado las novenas y fiestas en honor a la Virgen de la Purificación, popularmente conocida como la Tizná» porque un rayo caído hace más 300 años, tiznó la cara de la imagen. En la actualidad no está tal cual, pues es una imagen nueva que sólo conserva algunas piezas de la anterior.

Este año se había pedido a los parroquianos que la mejor ofrenda floral a la Virgen María fuesen alimentos no perecederos para entregarlos en Cáritas Diocesana, dada la alta demanda de ayuda que hay por motivo de la crisis. Quizás la Virgen María este año se pudiese quedar con algo menos de flores, pero a cambio tendría una despensa completa para poder dar de comer a sus hijos e hijas más necesitados, lo mismo que cualquier madre querría para su familia.

La propuesta, que fue muy bien acogida por la feligresía y demás personas del pueblo, ha dado resultado, ya que a día de hoy se han entregado más de 1.700 kilos de alimentos y productos de aseo personal a Cáritas Diocesana. Pero aún no se ha terminado la aportación, pues también hay una importante cantidad de dinero (más de 700 €) que han sido entregados para comprar más alimentos. Además, como las fiestas no han terminado, se siguen recogiendo alimentos.

El equipo de Cáritas parroquial, que ha sido el encargado de organizar esta novedosa ofrenda floral, con la participación de la presidencia de las fiestas patronales, ha valorado positivamente esta iniciativa y ha dado las gracias en público el día del Voto, como se le conoce al día principal de las fiestas. Tal día es así porque el pueblo expresa su agradecimiento a María de la Purificación por haber librado al pueblo de una fuerte tormenta hace muchísimos años, prometiendo reunirse cada año el 9 de septiembre y renovar el voto por tal acontecimiento.

En su homilía, el párroco hacía referencia a este evento y solicitaba al pueblo que públicamente renovara el voto para volver a juntarse el 9 de septiembre de 2013.

J. Tortosa Alarcón, párroco

Contenido relacionado

Enlaces de interés