El Obispo de Guadix presidió la Vigilia Diocesana de la Inmaculada en Baza

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

El Obispo de Guadix, Mons. García Beltrán, presidió el sábado 7 de diciembre la Vigilia Diocesana de la Inmaculada, en la Iglesia de la Piedad, de Baza. La celebración comenzó con el rezo de un misterio del Santo Rosario en la Plaza de la Merced. Después tuvo lugar la procesión de entrada para comenzar la Eucaristía, que ocupó buena parte de la celebración de la Vigilia.

El Secretariado Diocesano de Infancia y Juventud, coordinado por José Antonio Martínez, ha si do el encargado de organizar la Vigilia de la Inmaculada, que este año volvía a tener carácter diocesano y que ha contado con la participación de jóvenes venidos de distintos puntos de la geografía diocesana: Guadix, Puebla de don Fadrique, Caniles, Cortes de Baza, Diezma, Fonelas, Caniles, Cúllar, Orce, Benalúa, Huéneja, Castril, Baza…

El Obispo, en su homilía, expuso razones para la esperanza en medio de la «noche» de este mundo, donde la Virgen María se presenta como la nueva estrella que alumbra «el día».

Después expuso, con un lenguaje sencillo pero profundo, tres actitudes o cualidades de la Virgen que pueden ser aplicadas de manera especial en la vida de los jóvenes:

1. María es la mujer que escucha, que tiene «el oído abierto». Su escucha posibilita su libertad. Dios sigue llamando a los jóvenes. En ellos cabe esa capacidad de escuchar también, dejándose cambiar su vida por el Señor.

2. María, es la mujer que «tiene los ojos limpios». Por este motivo la Virgen es la Inmaculada, la Purísima, que invita a los jóvenes a vivir con un corazón limpio en todos los sentidos para encontrar a Dios en todas las cosas.

3. María, es la mujer que «tiene las manos abiertas», que se fía de Dios. Esta actitud mariana es un ejemplo para los jóvenes que, al igual que María, lejos de acomodarse, están llamados a «estar siempre en camino».

Terminó la Eucaristía el Obispo diocesano con palabras de agradecimiento a todos los presentes en el templo de la Piedad y al Secretariado de Juventud, que se encargó de la preparación. También invitó a los jóvenes a que participen activamente en sus respectivas parroquias, para que sean ellos mismos los que aporten juventud y vitalidad a la vida parroquial.

Carlos Valle

Contenido relacionado

Villanueva de las Torres, Dehesas y Alicún reciben a la «Inmaculada Niña Peregrina»

El pasado domingo 12 de septiembre, día en el que tradicionalmente...

Confirmaciones en la parroquia de Darro

El pasado viernes, 17 de septiembre, ocho jóvenes de la...

Enlaces de interés