El Obispo de Guadix, Hijo Predilecto de su pueblo natal

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

En la localidad almeriense de Huércal-Overa.

Mons. Ginés García, que recientemente fue consagrado Obispo de Guadix, ha sido nombrado hijo predilecto de Huércal-Overa, el pueblo que le vio nacer. El acto público por el que se manifestaba dicho reconocimiento tuvo lugar la mañana del 10 de abril, en el Teatro Municipal “Rafael Alberti” de la localidad almeriense.

El alcalde de Huércal-Overa, Luis García Collado, acompañado por toda la Corporación Municipal fue el encargado de entregar el nombramiento al ilustre paisano. Acompañaban a Mons. Ginés numerosos paisanos y sacerdotes y feligreses venidos de la diócesis de Guadix. También estaba el alcalde de Guadix, Santiago Pérez. Mons. Ginés tuvo palabras de agradecimiento para todos los que quisieron acompañarle en un día tan señalado.

Cabe destacar que el nombramiento de Mons. Ginés García Beltrán como hijo predilecto de Huércal-Overa fue aprobado en pleno el pasado mes de diciembre, cuando se dio a conocer la noticia de su ascenso como obispo de Guadix. La moción fue presentada por el grupo PAL entendiendo que el nombramiento "no sólo honra a él sino a todo el pueblo de Huércal-Overa al darse la circunstancia histórica de ser el primer vecino de nuestro pueblo que se sepa alcanza esta importante dignidad episcopal".

Después de recibir el cuadro conmemorativo –que le acredita como hijo predilecto- y el escudo de la ciudad, los asistentes se dirigieron a la Iglesia Parroquial de la Asunción, donde esperaban un gran número de paisanos y sacerdotes. Allí se celebró una Eucaristía de acción de gracias, presidida por Mons. Ginés, la primera como Obispo en su pueblo natal, y concelebrada por numerosos sacerdotes de Guadix y de Almería, entre los que se encontraban los sacerdotes naturales de Huércal-Overa y todos los párrocos que han pasado por esta villa.

En la homilía, Mons. Ginés García recordó cuánto le debe al pueblo de Huércal-Overa y en especial al Santo Cura Valera. después, en el ofertorio, el pueblo presentó como ofrenda una réplica exacta del cáliz, patena y vinajeras que usara el Cura Valera. Dicha ofrenda ha sido el regalo que el pueblo de Huércal-Overa ha querido hacer al nuevo hijo predilecto de la villa. Al finalizar la celebración el nuevo obispo de Guadix recibió la felicitación de sus paisanos. Sin duda, fue una celebración con alto contenido emocional.

Contenido relacionado

Enlaces de interés