Desde la Delegación de Enseñanza, por Maribel Sancho

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

Me pide la web de la Diócesis que escriba algo breve, a modo de reconocimiento y despedida a Don Ginés, en mi calidad de Delegada de Enseñanza. Y con mucho gusto lo hago.
Voy a comenzar con una anécdota, pero que habla por sí sola. Nada más hacerse pública la noticia del nombramiento de Don Ginés como obispo electo de Getafe, mis compañeros delegados de enseñanza de otras diócesis de Andalucía se hicieron presentes con llamadas, whatsapps, correos…con un sentimiento común: “lo sentimos mucho, Maribel, aunque era de esperar”. Sí, el talante y la visión de don Ginés sobre la evangelización en general y concretamente sobre la educación, eran bien apreciados más allá de nuestra diócesis. En los encuentros regulares que tenemos los Delegados de Enseñanza, su modo de proceder era muy valorado y notorio.

Al mismo tiempo, estas muestras de sentimiento de mis compañeros Delegados, me hicieron caer en la cuenta de que lo que yo les había transmitido, sin proponérmelo, sobre mi colaboración con Don Ginés como delegada, “era bueno”. Y así es.

Y se preguntarán el porqué de la insistencia en la relación con Don Ginés. Pues, sencillamente, porque para mí es uno de los aspectos a destacar de su persona: su cercanía. Y así lo he constatado a través de su trato con los profesores de religión de la Diócesis. Desde que asumí la Delegación, hace poco más de tres años, me sorprendió en los encuentros que teníamos que se sabía el nombre de cada profesor y las circunstancias señaladas de sus familias. Como despedida, le han entregado un libro de firmas en el que cada uno le expresa lo que Don Ginés ha supuesto para su tarea de enseñantes y para sus familias; emocionan sus testimonios. Ha sido para cada uno de ellos, Pastor, Amigo y Consejero. Otra anécdota que confirma lo anterior es la siguiente: Un día me llama Don Ginés y me dice con ese humor andaluz que, aunque vaya a dar un tirón de orejas lo hace con gracia, – se dirigía a una sevillana-: Maribel, que esta diócesis no es el arzobispado de Sevilla. Y todo, porque habían intervenido a un profesor de algo serio y no se lo había dicho para hacerse presente. Este es su talante. Y estoy segura que, aunque la Diócesis de Getafe es mayor, creo, en número a la de Sevilla, Don Ginés se las ingeniará para hacerse cercano a sus nuevos feligreses. Es su estilo. Muy a lo Francisco, por otro lado.

Personalmente, destacaría que como Delegada me he sentido querida, orientada y confrontada, por no decir corregida en aquello que lo merecía. Tres verbos muy importantes para que el trabajo fluya bien. Con mucha libertad y autenticidad en el trato.

Cuando me hice cargo de la Delegación, con gran inexperiencia de mi parte, Don Ginés me trazó una hoja de ruta: que camináramos juntos los profesores católicos de la enseñanza pública estatal y los profesores de la enseñanza pública concertada. Porque la primera observación que me hizo en el lenguaje fue que tan servicio público es una enseñanza como otra. Y una segunda pista: Cuidar la formación del profesorado y que fuéramos propositivos; que no estuviéramos a la defensiva, y dejándolas venir. Que nos anticipáramos a los acontecimientos con proposiciones válidas para nuestra sociedad. Y para ello, cuidar la formación permanente.

Tarea nada fácil, pero apasionante. Y creo que Don Ginés deja la Diócesis con un camino abierto y con algunos logros y pasos dados. Respecto al caminar conjunto Enseñanza concertada y estatal, creo que ha sido de verdad un logro. En su visita pastoral Don Ginés ha recorrido todos los Colegios estatales, preparada la visita por el profesor de religión del lugar, y en casi la totalidad de los centros su presencia ha sido muy bien acogida y un gran estímulo y apoyo para los profesores católicos. Y no digamos su visita a los Colegios Concertados. Don Ginés ha tenido siempre las puertas abiertas, que no crean es tan evidente en otras Diócesis.

En los encuentros de comienzo de Curso para la entrega de la Misio y de final de curso no ha habido distinción entre profesores de la pública y la concertada; se han ido tejiendo lazos de conocimiento y de colaboración. Las puertas de los centros concertados siempre han estado abiertas a cualquier actividad que organizara la Delegación para todos. Y no voy a seguir dando pruebas, porque me pedían brevedad, pero las hay. Y todo ello, gracias a ese camino trazado por don Ginés.

A iniciativa suya, celebramos un primer encuentro de todos los claustros de los Colegios Concertados de la Diócesis; cinco; estaban pasando por un momento difícil con la Administración pública a causa de los conciertos y, él me dijo, que quería hacerse presente y cercano con una palabra de aliento. Fue un gesto muy importante, que estrechó lazos de comunión entre todos y de toma de conciencia de la identidad cristiana que nos une a todos, más allá y sin desdibujar lo especifico de cada ideario.

Respecto a la formación y a ser propositivos, hemos dado un paso importante con la creación del Consejo Diocesano de Educación recientemente constituido. Ha puesto mucha ilusión Don Ginés en su constitución. Ha cuidado la composición del mismo. Y hemos tenido un primer encuentro muy iluminador.

¿Y ahora qué? Quedamos a la espera de quién vendrá a tomar el relevo. Pero, la vida puede más, y está ahí germinando. “Siempre nos quedará París”.

Muchas gracias Don Ginés.

Maribel sancho
Delegada de Enseñanza

Contenido relacionado

Enlaces de interés