Carta Pastoral de Mons. Francisco Jesús Orozco, para la Jornada de la Vida Consagrada

Diócesis de Guadix
Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

Carta Pastoral de Mons. Francisco Jesús Orozco, para la Jornada de la Vida Consagrada

 

«Aquí estoy, Señor, hágase tu voluntad»

JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA 2024

Queridos hermanos todos:

El próximo día 2 de febrero la Iglesia celebra la fiesta litúrgica de la Presentación del Señor. Cuarenta días después de su nacimiento, Jesús es llevado por sus padres al Templo, como mandaba la Ley, para ser consagrado a Dios. De ahí que ese día también se celebre la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. En este día la Iglesia pone en valor la vocación y la misión de los consagrados al Señor desde los diferentes y variados carismas; y nos invita a la oración por quienes viven en entrega y servicio a Dios y a los hombres en la vida apostólica y en la vida contemplativa.

“Aquí estoy, Señor, hágase tu voluntad”, es el lema elegido este año por la Conferencia Episcopal Española para la XXVIII Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Toda vocación requiere un diálogo profundo entre el que llama y el que se siente llamado. Comunicación y diálogo son dos actitudes que el Papa Francisco, con el Sínodo de la Sinodalidad, desea que estén muy presentes en la Iglesia.

El lema está inspirado en la frase bíblica que repite en tantos llamados la respuesta personal de quien ha experimentado en su vida la llamada de Dios y la ha querido poner en práctica. Muchas vidas en la Sagrada Escritura expresan cómo Dios, en cada época y lugar, ha elegido y llamado a hombres y mujeres a los que les ha encargado una misión. El ofrecimiento personal, en libertad y por amor, ha sido la respuesta afirmativa de los elegidos.

Así respondió la Santísima Virgen al anuncio del ángel: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38). Y la vida de Jesús, consistirá precisamente en no hacer su propia voluntad sino la del Padre, llevada hasta las últimas consecuencias en el anuncio e implantación del reino aquí en la tierra, que le conducirá a la muerte en cruz como martirio aceptado, tal y como se manifiesta en la oración en el Huerto de los Olivos: “Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Lc 22,42).A orar así nos enseña Jesús con la preciosa oración del Padrenuestro, que forma parte de la espiritualidad cristiana: “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (Mt 6,10). Y en el Evangelio también se entiende el cumplimiento de la voluntad de Dios como el cumplimiento de la voluntad de Jesús: “El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama” (Jn 14,21). 

La Vida Consagrada es respuesta a la llamada de Dios: “¡Aquí estoy!”. Se concreta en el ofrecimiento a través de la vivencia fiel de los votos de castidad, pobreza y obediencia, como lo hizo en perfecta oblación Jesucristo (ofrenda y sacrificio) hasta la muerte y lo realizó con su “Sí” (Fiat) María.

Cuando un consagrado dice “¡Aquí estoy!”, también está diciendo “¡Aquí estamos!”. Todos los cristianos estamos llamados a vivir nuestra vocación y seguimiento al Señor dentro de la comunidad eclesial. Los consagrados, como todo cristiano, también viven la voluntad divina como comunidad que forma parte del pueblo de Dios en camino. Esto nos lleva a una comprensión profética de la Iglesia sinodal y en misión, como nos propone el Papa Francisco: “Hoy no vemos el fruto completo de este proceso, pero con amplitud de miras podemos contemplar el horizonte que se abre ante nosotros. El Señor nos guiará y nos ayudará a ser una Iglesia más sinodal y más misionera, que adora a Dios y sirve a las mujeres y a los hombres de nuestro tiempo, saliendo a llevar la reconfortante alegría del Evangelio a todos”. (cf. Homilía de Clausura de la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, 29 de octubre de 2023).

La voluntad de Dios es siempre el horizonte de cada uno de los consagrados en los diferentes carismas, viviendo un estilo de vida en fraternidad y misión, en cada una de las comunidades en las que están integrados y entregados. El «¡Hágase!» sinodal en cada comunidad de Vida Consagrada contribuye a edificar la comunión de todo el pueblo de Dios, uniéndonos fraternalmente en el ser y en la misión.

De ahí que, durante este curso pastoral 2023-2024, toda la diócesis de Guadix, en actitud misionera y de primer anuncio, se vuelque y ponga todos sus esfuerzos en la Misión Diocesana: “Caminando con María hacía Cristo”, que con motivo del Año Jubilar Mariano de Ntra. Sra. la Virgen de las Angustias, en el centenario de su coronación canónica, nos ha regalado el papa Francisco. La Pre-Misión nos ha ocupado desde el mes de octubre del pasado año 2023. La misión, del 15 de febrero al 3 de marzo, se desarrollará de manera simultánea en los cinco arciprestazgos, en cada parroquia, acompañada por un grupo de consagrados y de misioneros laicos de Guatemala, Canadá, Colombia, Venezuela y España, coordinados por las religiosas de la congregación Marta y María. En la “pos-misión”, continuaremos potenciando todo lo realizado y vivido durante los días de misión.

Cuento con todos los consagrados de la diócesis. Os pido que os unáis y colaboréis activamente en todo lo que durante la misión se vaya realizando en el lugar donde os encontréis, especialmente en vuestra comunidad parroquial. De antemano, os agradezco vuestra aportación y contribución con vuestra presencia y servicio durante estos días de misión diocesana, como lo hacéis cada día en el desempeño de vuestras tareas evangelizadoras en los colegios, residencias de ancianos, en las parroquias, y en el silencio de la oración contemplativa, quienes se encuentran enclaustradas.

En nuestra oración, de una manera muy especial, os tenemos presentes a todos los consagrados y, particularmente, a los que hacéis vuestro camino y misión particular con nosotros, en nuestra diócesis. Pidamos por vuestras necesidades, especialmente por el aumento de vocaciones.

¡Gracias, queridos consagrados y felicidades en esta Jornada! Que Dios os afiance en vuestro “Sí”.

Con mi afecto y bendición.

+Francisco Jesús Orozco Mengíbar

Obispo de Guadix

 

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Alquife honró, un año más, a San Hermenegildo

La parroquia de Alquife volvió a celebrar, un año más,...

Rosario de horquilleros en Baza, ante La Piedad y por la vida

En el templo de La Piedad, de Baza, el lunes...

Con una Vigilia de Oración se celebró, en la Catedral, la Jornada por la...

  Con una Vigilia de Oración se celebró la Jornada por...

Enlaces de interés