Un centenar de fieles de los pueblos de Granada peregrinan a Santiago

Un centenar de fieles de los pueblos de Granada peregrinan a Santiago

En este Año Santo Compostelano, y con el final de algunas restricciones, varias parroquias del Arciprestazgo de Alhama de Granada han peregrinado a la tumba del apóstol Santiago. Este grupo de granadinos vuelve a retomar esta tradicional peregrinación, que les ha hecho participar de una experiencia de fe y fraternidad excepcionales.

“Ya lo hemos hecho muchas veces y mucha gente tenía ganas de volver a hacerlo”, cuenta el párroco de Alhama de Granada, D. Victor Manuel Valero. “Con el Covid la cosa se quedó en el aire y ahora finalmente hemos podido organizarnos unos 100 peregrinos entre las parroquias de Alhama, Arenas del Rey, Játar, Ventas de Huelma, Escúzar y de la Malahá”.

En la peregrinación han participado personas de toda edad, desde niños de 9 años hasta una señora de 82. Todos juntos han recorrido unos 120 kilómetros de marcha a lo largo de una semana, saliendo el pasado miércoles 21 de julio desde Sarria.

Si bien las restricciones han permitido una mayor afluencia que en los dos últimos años, el acceso a los bares, albergues y restaurantes sigue siendo algo limitado. Cuando iban en grupo, los peregrinos granadinos mantuvieron puestas las mascarillas, hasta el momento en que salían al aire libre e iban caminando por grupos.

“EL CAMINO HAY QUE VIVIRLO”

“Me ha gustado mucho el camino. He descubierto mucha paz, a pesar de ser largo no se me ha hecho pesado”, dice María Dolores, una de las alhameñas de 60 años que se animado a hacer el Camino por primera vez. “La convivencia ha sido muy buena, nos hemos encontrado a mucha gente del camino. Vivir esto es toda una experiencia personal que yo aconsejo. Hay que vivirlo”.

Salvo algunos días de lluvia, este centenar de peregrinos ha gozado de un clima agradable. Algunos como Eva, feligresa de la parroquia de Nuestro Padre de Jesús Nazareno de Játar, repetían esta experiencia que era una tradición en el arciprestazgo. “El camino es vivificador, te revive por dentro porque te pone de frente con tus limitaciones y te invita a que, si tienes que pedir ayuda, no te importe pedirla. A veces pensamos que somos superhéroes”, afirma. “No toda la gente tiene motivo religioso, pero todos tienen un motivo interior que les incita a llegar la meta”.

Además de la experiencia de encuentro interior y de la buena compañía, el grupo ha podido disfrutar de los paisajes gallegos y de su gastronomía, en su camino para lograr la compostelana en este Año Santo Jubilar. Fue el lunes 26 cuando los peregrinos atravesaron la Puerta Santa y asistieron a la Misa del peregrino en la Catedral.

Llegaron a la meta cantando y bailando. Entre todos destaca el caso de Maximiliano, alhameño de 67 años que solamente recorrió la última etapa tras haberle diagnosticado una celulitis bacteriana días antes de la peregrinación. “He hecho la última etapa esforzándome un poquito, con el pie muy hinchado”, cuenta. “Era consciente de a lo que venia y de todo lo que me podía pasar. Aun así me he dicho, ‘yo tengo que entrar a Santiago andando’. Llevaba tres años queriendo hacerlo y ha ido muy bien, ¡incluso el pie ha mejorado!”.

Ahora en su viaje de regreso, todos se llevan una experiencia enriquecedora, confiados en que el verano que viene nada impida de nuevo el poder volver a recorrer este último tramo del Camino del apóstol.

Ignacio Álvarez
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés