«Tú eres Corredentora, Mujer de dolores. Una espada ha traspasado tu corazón de Madre»

Oración de D. Francisco Espigares, Vicario General de la Archidiócesis, el Lunes Santo en la plaza de las Pasiegas, durante la estación de penitencia de la Real Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores.

Virgen de los Dolores, que estás de pie junto a la cruz de tu Hijo, es el Varón de Dolores, que como un cordero es llevado al matadero por nosotros. Te has unido a Él en el Misterio de la Redención del mundo y a lo largo de toda tu vida. Tú eres Corredentora, Mujer de dolores. Una espada ha traspasado tu corazón de Madre. Al igual que Adán y Eva en el paraíso, Tú, Nueva Eva, y Jesús, Nuevo Adán, junto al árbol de la cruz, estáis dando origen a la nueva humanidad, a la nueva creación.

Tu Hijo en la cruz reza por sus perseguidores y Tú, al escuchar el «perdónales», ya has perdonado junto a Él. Acoge, Madre de Dolores, también nuestros dolores, el hambre, el engaño, el alfabetismo, la falta de cariño, los enfermos que están en los hospitales, los dolores también de nuestro señor Arzobispo, los que viven sin esperanza, todas las personas que han perdido, en cierta manera, el sentido de su vida.

Tú eres Madre y sabes de todos nosotros, tus hijos. Intercede ante tu Hijo en la cruz por nosotros, y que tus dolores, como la mujer que con dolores de parto alumbra a su hijo, nos hagan renacer a una vida nueva de hijos y hermanos para gloria de Dios Padre. Alumbra, Madre, en nosotros a tu Hijo, fruto bendito de tu vientre, para que Él lleve nuestra vida a su plenitud.

D. Javier Espigares
Vicario General de la Archidiócesis de Granada

Contenido relacionado

Profundizar, desarrollar y promover

El cardenal Giuseppe Versaldi relata la misión de la Congregación para...

Comunicado final de las XXVII Jornadas de Pastoral del Trabajo

La Comisión Episcopal para la Pastoral Social y la Promoción Humana...

Enlaces de interés