Pascua del Enfermo en la Diócesis de Granada

Se celebra el domingo 6 de mayo y el eje central será la Eucaristía en la S.I Catedral, a las 12:30 horas.

El VI Domingo de Pascua es el día en que en la Iglesia celebramos la Pascua del Enfermo, que este año tendrá lugar el 6 de mayo. Es la Jornada que sucede a la apertura de la Campaña del Enfermo y Jornada Mundial del Enfermo, celebrada el pasado 11 de febrero en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes.

La Archidiócesis de Granada, a través de su Pastoral de la Salud y de la Hospitalidad Granadina Nuestra Señora de Lourdes, celebra esta Pascua del Enfermo con la Santa Misa que tendrá lugar el domingo 6 de mayo en la S.I Catedral, a las 12:30 horas, presidida por nuestro arzobispo y con la participación de sus miembros. Una Santa Misa concelebrada también por su Delegado diocesano de Pastoral de la salud y miembros del clero granadino, a la que están invitados a sumarse todos los fieles que lo deseen. Tras la Santa Misa, nuestro arzobispo compartirá un almuerzo y convivencia con los miembros de esta Pastoral y la Hospitalidad Granadina Nuestra Señora de Lourdes.

También en la Santa Misa de ese día en las parroquias, iglesias y templos de nuestra diócesis se rezará por nuestros enfermos, así como por sus familiares que les cuidan y viven con ellos la enfermedad, tema al que está dedicado la Campaña de este año con el lema “Acompañar a la familia en la enfermedad”, ya que “cuando una persona enferma, enferma toda la familia”, explica el Delegado diocesano de Pastoral de la salud, D. José Gabriel Martín Rodríguez.

De esta forma, en comunión, la Iglesia diocesana ora por quienes pasan por la prueba de la enfermedad, en ocasiones de forma prolongada o con graves dificultades en este camino, y por sus familias que junto a ellos llevan consigo el sufrimiento e incertidumbres en dicha enfermedad.

“Que nuestro Patrón San Cecilio, nuestro Copatrón San Juan de Dios, Ntra. Sra. de Lourdes y nuestra Madre y Patrona Ntra. Sra. de las Angustias, nos sigan ayudando a estar al lado y acompañar a los que sufren y sus familias, llevándoles el bálsamo del consuelo y el aceite de la esperanza que no defrauda”.

Contenido relacionado

Enlaces de interés