Nuestro Arzobispo bendijo la primera piedra para la construcción de la parroquia del Espíritu Santo

El pasado sábado, 26 de septiembre, nuestro Arzobispo bendijo la primera piedra y el terreno donde se va a construir la iglesia del Espíritu Santo, en el barrio de Almanjáyar.

Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, celebró el sábado por la tarde la Eucaristía en el terreno donde será construida la parroquia del Espíritu Santo, que actualmente se ubica en el bajo de un edificio en la Avenida Joaquina Eguaras.

D. Javier Martínez celebró la Santa Misa acompañado por los sacerdotes misioneros claretianos, quienes se encargan de la labor pastoral en esta parroquia. D. Juan Jesús Gea, párroco del Espíritu Santo, D. Andrés García, vicario parroquial, y D. Antonio López, párroco adscrito, y otros sacerdotes concelebraron laEucaristía con el Arzobispo.

Muchos fieles, vecinos y familias del barrio participaron en la Eucaristía, mostrando una gran ilusión y apoyo a la construcción del nuevo templo, que dará acogida a todas las personas que formarán la parroquia del Espíritu Santo.

En la homilía, Mons. Javier Martínez señaló que «la construcción de una iglesia es la construcción de una casa para el Señor, pero en la medida en que sea de verdad una casa para el Señor, será de verdad una casa para todos vosotros, y para vuestros hijos, y para los hijos de vuestros hijos».

Al finalizar la Eucaristía, los sacerdotes y los fieles cantaron el «Salve» a la Virgen María y vitorearon jaculatorias a la Imagen del Sagrado Corazón de María que presidía la celebración junto al altar.

BENDICIÓN PRIMERA PIEDRA

Al término de la Misa, el Arzobispo bendijo la primera piedra que se colocará en el templo y todos los objetos que había dentro de la caja, colocados frente al altar y a la vista de todas las personas presentes.

El párroco del Espíritu Santo explicó lo que se pone dentro de esta caja: «Hay un acto del acto que después os vamos a invitar a que la firméis todos los que lo deseéis, hay dentro también el cartel anunciador de este acto, todos los grupos de la parroquia acogidos por el Espíritu Santo y abiertos para más, el Rosario que simboliza la oración de tantas personas que han orado tanto por este proyecto y que ya no están, monedas, el periódico y un calendario de este año, y el Espíritu Santo ahí simbolizado en una paloma».

Contenido relacionado

Enlaces de interés