Navidad para todos

Carta del Arciprestazgo «Virgen de las Angustias», remitida al Secretariado de Medios de Comunicación del Arzobispado de Granada, para felicitar la Navidad.

En la llamada zona centro de la ciudad de Granada y barrio del Albayzín prestan su servicio pastoral a los fieles once parroquias que forman el arciprestazgo denominado «Virgen de las Angustias», además de la Catedral y otros templos de religiosas y religiosos. Los sacerdotes de esta zona queremos compartir con los fieles y ciudadanos el Mensaje evangélico de Navidad.

En este arciprestazgo hay una tradicional presencia más fuerte de otros servicios y grupos de la Iglesia: once comunidades de monjas contemplativas, once colegios de religiosas/religiosos que ofrecen educación humana y cristiana a miles de alumnos, cuatro colegios mayores de congregaciones, una casa de acogida para transeúntes, gran parte de las cofradías y hermandades, y todas desfilan por sus calles.

Esta zona es también la más comercial, la más visitada por los que habitan en otras zonas de la ciudad y por quienes vienen de los pueblos. Es también la más transitada por millones de turistas.

Naturalmente son también muchos los mendigos y transeúntes que en las puertas de los templos, en las esquinas y calles reclaman las migajas sobrantes del consumo dislocado.

La iluminación extra de estos días no disipa las sombras de los que, en toda la ciudad, más padecen la injusta carestía de la crisis, y del mundo humano que habita en los viejos caserones de las calles céntricas: personas solas, ancianos, enfermos crónicos… las mujeres granadinas o inmigrantes que les asisten y les pasean en carritos. Más los trabajadores fatigados por tantas horas de más en bancos, comercios, hoteles, bares y restaurantes, no siempre justamente retribuidas…

Todas las pobrezas humanas, además de la económica, desde su oculto o patente desvalimiento son los acompañantes fijos de Jesús, el Pobre de Belén, Nazaret, Jerusalén y su Calvario.

Queremos recordar con el altavoz de nuestra prensa granadina el mensaje evangélico de Navi-dad: El Mesías de los pobres, el Hijo de Dios, siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (San Pablo). Este Jesús de Belén y Nazaret nos hace hijos de Dios y hermanos. Su fra-ternidad gratuita con todos, empezando por los últimos para hacerlos primeros, a todos nos enri-quece con su misma dignidad divina. Su luz nos humaniza radicalmente y nos ayuda a no des-lumbrarnos por lujos y luces artificiales. Nos compromete al amor gratuito con los más faltos de cariño, amistad, compañía; con los más faltos de pan y de casa para alimentar la vida, don de Dios y resguardarla del frío invernal.

La vida y palabra de Jesús son un limpio mensaje que a todos beneficia llenándonos de la gracia de Dios y a nadie entorpece en el camino de la auténtica humanización hacia la plenitud eterna de Dios. Lo queremos recordar a todos sencillamente, reclamándonos a nosotros sacerdotes los pri-meros, y a todos: honradez a carta cabal, fidelidad al Evangelio y al bien común de todo el pueblo al que Dios ama, respeto a los derechos de todos empezando por aquellos a quienes menos se les reconocen, atención y cariño para con los más desvalidos, empeño constante por compartir «el pan nuestro de cada día» con los que no tienen para cubrir las necesidades primarias de la vida.

Ofrecemos la acogida de nuestras comunidades cristianas y parroquiales a todos los que quieran sumarse voluntariamente para los servicios fraternos que cada día requieren la entrega de más personas.

Y nos ofrecemos nosotros, los sacerdotes, a serviros a todos, cada día con dedicación más exqui-sita, la fe, la esperanza y la caridad cristiana, dones de la gracia de Dios, que nos llenan de su felicidad para rebosarla hacia todos.

¡Feliz Navidad cristiana y fraterna!

Arciprestazgo «Virgen de las Angustias»

Publicado en el Semanario Fiesta de Granada y Guadix, Nº 1084, 21 de diciembre de 2014

Contenido relacionado

Enlaces de interés