Los nuevos párrocos de Santa María Magdalena animan a los fieles a ser protagonistas en la vida de la comunidad

Eucaristía de acogida de los nuevos párrocos in solidum en Santa María Magdalena, D. Manuel Ordóñez Guerrero y D. Vitorino Benlloch Marín, y del nuevo equipo pastoral, que tuvo lugar el domingo día 16, presidida por el Vicario Territorial de la Zona I, D. Francisco Tejerizo.

La comunidad parroquial de Santa María Magdalena comienza una nueva etapa con la llegada de los párrocos in solidum D. Manuel Ordóñez y D. Vitorino Benlloch, quienes, juntos, reciben el encargo pastoral de la Iglesia diocesana de anunciar el Evangelio, presidir la Eucaristía, y de guiar y acompañar a los fieles en su camino de fe y de santidad a la que estamos llamados todos los cristianos. En su Decreto de nombramiento, del que se dio lectura al inicio de la Santa Misa, nuestro Arzobispo D. Javier Martínez alienta a ambos sacerdotes a cuidar especialmente “la comunión entre vosotros, de modo que os ayudéis en vuestro ministerio y en vuestra vida sacerdotal”.

El Vicario Territorial de la Zona I, D. Francisco Tejerizo, presidió la Eucaristía, que concelebraron distintos sacerdotes, entre ellos su sacerdote saliente D. Francisco Montero, que ha servido en esta parroquia durante 19 años y ahora es vicario parroquial, desde el pasado día 15, de Nuestra Señora de Gracia.

NUEVOS PÁRROCOS
D. Manuel Ordóñez, que es también el moderador de la actividad parroquial, llega a Santa María Magdalena procedente de la parroquia de Nuestra Señora de Gracia, y D. Vitorino continúa al mismo tiempo como miembro del Cabildo de la Capilla Real.

Entre los fieles, asistieron a la Santa Misa miembros de la Cofradía del Rescate, que tiene su sede en esta parroquia, así como las Siervas del Evangelio y la comunidad de monjas contemplativas agustinas recoletas, cuyo convento se haya anexa a la propia parroquia.

Durante la Santa Misa, los nuevos párrocos renovaron sus promesas sacerdotales y juraron públicamente ante la comunidad de fieles la nueva responsabilidad expresando su adhesión a las doctrinas en la guía del Santo Padre y del colegio de obispos, así como del obispo diocesano, y proclamando el Credo. Asimismo, acompañados por el Vicario Territorial D. Francisco Tejerizo recibieron en el altar el Evangelio con el que proclamarán cada día la Palabra de Dios, acudieron a la pila bautismal que besaron y al confesionario, donde administrarán el sacramento de la penitencia, y se sentaron en la silla en el altar desde donde celebrarán la Santa Misa. Esta liturgia de la llegada de los nuevos párrocos durante la Eucaristía concluyó, antes de la bendición final, con la entrega de la llave del Sagrario.

COMUNIDAD DE FIELES
Los nuevos sacerdotes expresaron su deseo para que la vida de la comunidad parroquial sea protagonizada por los propios fieles, a través de su colaboración en las distintas acciones y actividades que en ella se desarrollan, desde la catequesis, la caridad o la liturgia.

En este sentido, D. Manuel Ordóñez, que dio gracias a Dios por la comunidad que el Señor confía a partir de ahora a ambos presbíteros, animó a los fieles a poner en comunión y al servicio del Evangelio los talentos que el Señor ha depositado en cada persona. “Dialoguemos, pongámonos en contacto, organicemos lo mejor posible nuestra Cofradía”, señaló.

DESPEDIDA DEL ANTERIOR PÁRROCO
Por su parte, quien ha sido párroco de Santa María Magdalena durante 19 años, D. Francisco Montero, dirigió unas palabras a los fieles, agradeciendo a Dios “haberme permitido repartir el pan de la Palabra y de la Eucaristía a todos los que amáis y seguís a Jesucristo”.

El sacerdote, de 84 años de edad y que el próximo mes de marzo cumplirá sus bodas de diamante sacerdotales, pidió perdón a los fieles por alguna ofensa que a lo largo de esos años hubiera podido cometer, bien de palabra o conducta, al mismo tiempo que expresó su deseo de “seguir sirviendo a mi Señor Jesucristo y a su Esposa la Iglesia en esa parte de mi diócesis que es la parroquia de Nuestra Señora de Gracia”, donde el pasado día 15 llegó como vicario parroquial, junto al sacerdote D. Miguel Ángel Morell como párroco.

Asimismo, el Vicario Territorial D. Francisco Tejerizo, en nombre de nuestro arzobispo D. Javier, agradeció a D. Francisco Montero su trabajo realizado en todos estos años y su disponibilidad.

Paqui Pallarés

Contenido relacionado

Enlaces de interés