Las reliquias de la santa del Sagrado Corazón de Jesús pasan por Granada

Ayer domingo 11 de noviembre tuvo lugar el paso de las reliquias de Santa Margarita María de Alacoque por la diócesis de Granada, conmemorando el centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús.

Son muchos los cristianos que saben de la relación de España con el Sagrado Corazón de Jesús. Fue en las revelaciones al beato Bernardo de Hoyos, durante el s. XVIII, a quien al parecer Jesús le dio una promesa con respecto a su Sagrado Corazón: «Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes».

Fue un tiempo más tarde, ya a principios del pasado siglo, cuando Alfonso XIII llevó a cabo el acto de consagración de nuestro país, en nombre de todos los españoles, al Sagrado Corazón de Jesús, frente a un monumento establecido en el Cerro de los Ángeles, en Madrid.

Este año se cumplen 100 años de este acto de Consagración y ha sido a petición de más de 30 obispos españoles, que los restos de Santa Margarita María de Alacoque, la santa francesa a quien se le reveló este misterio de adoración del Sagrado Corazón de Jesús, han venido a peregrinar por España.

Las reliquias, formadas por dos clavículas, alguna costilla y un trozo de cerebro, llegaron a las 12h30 a la catedral de Granada, en donde fueron acogidas por todos los fieles allí congregados.

Durante la misa en la catedral, el Deán de la catedral, D. Juan Gutiérrez, se refirió en su homilía a Santa Margarita como “una persona que ha amado a Jesucristo, que ha sido tocada por la divinidad. Ha sentido, ha vivido, el amor de Dios. Que nos trae el mensaje de que Jesucristo es el Salvador y que quiere ser reconocido, que quiere ser amado, que quiere comunicar su amor a toda la gente”.

El Deán insistió en la idea de que la santa no es distinta de ningún otro cristiano por el hecho de tener revelaciones: “A veces decimos: ‘Es un santo y tiene revelaciones, ¡el Señor le habla!’, porque Jesús habla a quien le escucha. Dios me habla si yo quiero que me hable”.

Después de ser venerada por multitud de feligreses al finalizar la misa, los custodios de las reliquias y varios miembros de la Guardia de Honor del Sagrado Corazón de Jesús, condujeron a la santa al Monasterio de la Visitación de las hermanas salesas.

Tras una Hora Santa, la hornacina fue de nuevo conducida esta vez a la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en donde fue acogida por los padres jesuitas, que explicaron la importancia de la santa de Alacoque y del misterio del Sagrado Corazón de Jesús dentro de su contexto histórico.

Ya a última hora de la tarde, los custodios volvieron a llevar a la santa al convento salesiano, para poder ser venerada durante toda la noche, en buena medida por distinos miembros de la Guardia de Honor de Granada, haciendo honor a su lema “¡Gloria, Amor, Reparación!”. Las reliquias, procedentes del santuaria de la localidad francesa de Paray-le-Monial, partieron de nuevo rumbo a otras partes de España tras una misa de despedida.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

Contenido relacionado

Enlaces de interés