La Pastoral vocacional de las fraternidades seglares

Artículo remitido al Secretariado de Medios de Comunicación de Granada por la Fraternidad Seglar Agustina Recoleta.

Queridos Hermanos:

Las «Conclusiones» del VI Encuentro Nacional son referencia para la vida y formación de las fraternidades durante el trienio 2012-2015, cada una según su ritmo y posibilidades. El Consejo ha acordado, en la reunión del día 13 de junio, centrarse en la conclusión sobre la pastoral vocacional, y trabajar todos en la misma dirección.

Nos preguntamos

¿Qué podemos hacer para que surjan vocaciones?; vocaciones a la vida consagrada y sacerdotal, para la vida misionera, para el compromiso militante laico. Una primera respuesta es que la vocación la da el Señor a la Iglesia y, seguro, que no quiere que falte ninguno de los carismas.

La pregunta nos lleva directamente a la necesidad de motivar y fundamentar la urgencia de comunicar a otros el testimonio y el compromiso vivido en nuestra comunidad, transmitido desde una coherente y clara condición de creyente.

¿Por qué hay que hacer pastoral vocacional?

No sólo porque nos estamos quedando solos, sino por fidelidad al Señor. En su palabra reconocemos su mandato; «Vosotros sois la sal de la tierra…, vosotros sois la luz del mundo» (Mt 5, 13-14), «Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación» (Mc 16, 15); «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies» ¡Poneos en camino! (Lc 10, 2-3).

¿Por qué nos ponemos tantos obstáculos para promover nuestra vocación? El por qué no, lo dejamos por ahora. Por qué sí; la vocación es una gracia, es una iniciativa y una elección de Dios. Hagamos una pastoral vocacional personalizada, para llegar a una pastoral vocacional comunitaria que integre en la comunidad y en la Iglesia a todos los que vayan desorientados en el camino.

En el camino está el fruto: «Conocer a Jesucristo por la fe es nuestro gozo; seguirlo es una gracia, y transmitir este tesoro a los demás es un encargo que el Señor, al llamarnos y elegirnos, nos ha confiado… Conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona; haberlo encontrado nosotros es lo mejor que nos ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo»[1].

¿Cómo podemos hacer la pastoral vocacional de las fraternidades seglares?

* Primero el testimonio personal: «somos cristianos, discípulos y seguidores de Jesús», «Somos hijos de Dios»,… prediquemos con nuestro testimonio personal; predicando en «silencio» con palabras y con hechos, hablando y viviendo la verdad, siendo un buen ejemplo para todos los que nos rodean. Recordemos a las primeras comunidades, reconocían a los discípulos del señor por el amor que se tenían unos a otros.

* Segundo la Oración: La oración personal que hacemos todos en la intimidad de nuestra vida. Pero también la oración comunitaria, en especial la que hace la fraternidad. Deberíamos juntarnos algunas veces sólo para orar en encuentros formales e informales. Hay que potenciarla, en la alegría y en el convencimiento de que es la mejor aportación a nuestra comunidad, a nuestra fraternidad. Cuando alguien dice que puede hacer muy poco, aún puede hacer la tarea más importante: orar por los demás.

– Tercero, integrados en nuestra comunidad parroquial y/o colegios: El testimonio más convincente de una fraternidad seglar es la comunión. Vivamos nuestra fe integrados en las actividades de la parroquia. Lugar adecuado para relacionarnos con jóvenes y menos jóvenes, para llevar a cabo la tarea encomendada. De igual modo, el acercamiento a los colegios nos puede aportar resultados positivos.

Tracemos un sencillo plan de pastoral vocacional. 10 Puntos

1. El núcleo fundamental es cuidar y cultivar la propia vocación.

Soy seglar agustino recoleto, sigo a Cristo desde esta espiritualidad.

2. Es una vocación.

Soy agustino recoleto por vocación, por gracia. No fue una casualidad, ni una condecoración de la parroquia.

3. Fortalecer la unión interna de la fraternidad local.

El testimonio de unidad y comunión, el compromiso eclesial de un grupo tiene más fuerza que mi testimonio personal.

4. Orar por todas las vocaciones, también por la vocación fsar.

Al Señor de todas las vocaciones y de todos los carismas.

5. Confraternización de las distintas fraternidades seglares.

Somos una gran familia, con distintos carismas.

6. Formación en la cultura vocacional.

Toda vida es una vocación…, convicción de que el Señor llama a cada uno a vivir en comunión con Él participar en la misión de anunciar el Evangelio de la salvación.

7. Proponer la vocación directa y claramente a ser seglares agustinos recoletos

A quienes comparten nuestro espacio pastoral.

8. Acompañar la formación de los/las candidatas y su discernimiento.

Formar en una identidad clara y discernimiento vocacional

9. Invertir recursos humanos y materiales.

La animación vocacional requiere de tiempo, de escucha y convivencia, y de algunos recursos materiales.

10. Tener un programa de animación vocacional común.

Revisar cómo se van cumpliendo los puntos anteriores y evaluar.

Juan Pérez Rodríguez, presidente nacional de la fsar

Fray Sergio Sánchez, asistente espiritual provincial del Consejo nacional de la fsar

[1] V Conferencia general del CELAM. Documento conclusivo, Aparecida (2007) nn. 18 y 29.

Contenido relacionado

Beato Jorge Rhem

Cerca de la costa de Francia, ante el puerto de Rochefort,...

«La ley y las costumbres»

Artículo de George Bernanos, cuya lectura recomendamos en los momentos actuales...

Enlaces de interés