La iglesia en Playa Granada celebra la bendición de la escultura de Santa Josefina Bakhita

Donada por su creador, el escultor granadino D. Ramiro Megías, la imagen de Santa Josefina Bakhita ya se encuentra en el templo dedicado a la santa en Playa Granada donde el pasado sábado se celebró una Eucaristía en la que se bendijo la imagen presidida por nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez, acompañado por los sacerdotes de la zona y el pueblo cristiano de Motril.

La iglesia en Playa Granada dedicada a Santa Josefina Bakhita ya acoge una imagen de la santa, que fue esclava en su juventud y cuya imagen fue bendecida el pasado sábado por nuestro arzobispo D. Javier, en la Eucaristía concelebrada por sacerdotes de la zona y acompañado de la feligresía del templo.

La iglesia dedicada a Bakhita fue consagrada en una Eucaristía presidida por nuestro arzobispo el pasado 5 de agosto de 2016 y ahora, también en una Misa, se ha bendecido su imagen hecha de barro.

En su homilía, Mons. Martínez destacó la vida de Santa Josefina como un ejemplo de santidad ante la esclavitud que también hoy viven muchos pueblos en diferentes países y explicó que la dedicación de la iglesia a esta santa africana es una respuesta a la situación por la que pasan los inmigrantes, en concreto aquellos que son recibidos en las costas Motril, localidad puente entre África y España.

ESCULTURA A LA POBREZA Y LA HUMILDAD
Obra del escultor granadino Ramiro Megías, la escultura dedicada a Santa Josefina Bakhita, es la primera representación escultórica de la santa en nuestra diócesis así como su templo en Playa Granada es el primero dedicado a su advocación.

La escultura muestra a la santa arrodillada sobre una pierna, envuelta en un tejido grueso que nos deja ver las laceraciones del látigo en su espalda. Aparece con las manos unidas en posición de oración. Sobre su cabeza un tocado blanco tal y como el que usan las mujeres en Sudan, su ciudad natal. A sus pies, sobre un cojín, aparecen depositadas unas cadenas ya que la esclavitud es el principal motivo de inspiración de la obra.

Aún cuando la realidad es que Santa Josefina Bakhita fue esclavizada en su juventud, y la mayor parte de su vida trascurrió como monja, es precisamente su respuesta a este hecho lo que singulariza su santidad, la manera en que a través de su fe, al descubrir a Cristo, transita hacia el perdón y el amor hacia aquellos que la esclavizaron.

DE LA ESCLAVITUD A LA SANTIDAD
Guiseppina Bakhita, fallecida en 1947, nació en Dafur, capital de Sudán. Vivió toda su vida entre Sudán e Italia, donde padeció con valentía la esclavitud en su juventud hasta que se encontró con Dios al ingresar en el Instituto de las Hermanas de Canossa en Venecia, donde más tarde se consagraría religiosa en 1893 tomando el nombre de Josefina Margarita «Bakhita», término que significa «afortunada». Se caracterizó por su modestia, humildad y entrega a los más pobres en sus ocupaciones diarias. Una vida de donación que le valió el apodo de «la Madre morena» entre los más desfavorecidos. El Papa Juan Pablo II la canonizó en Octubre del año 2000. Patrona de Sudán, es venerada el 8 de Febrero.

Leer artículo “Bakhita significa afortunada”

Contenido relacionado

Enlaces de interés