«La belleza de los lugares donde estamos nos dice algo de quiénes somos»

Los alumnos de Educación Primaria de la promoción 2010-2014 del Centro de Magisterio La Inmaculada se graduaron el pasado sábado, en un acto presidido por el Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez.

El acto de graduación, enmarcado en las primeras graduaciones que se celebran en este Centro, ubicado en el edificio «Studium Granatense et Sacromontanum», consistió en la celebración de la Eucaristía y el acto académico.

Del mismo modo que en la graduación de los estudiantes de Educación Infantil , que tuvo lugar el sábado anterior, el acto se desarrolló al aire libre, en el claustro de edificio del Arzobispo de Granada «Studium Granatense et Sacromontanum», inaugurado en 2012.

Mons. Javier Martínez presidió la Santa Misa, acompañado por D. Juan Sánchez- Ocaña, representante del Arzobispado en el Centro de Magisterio, y D. Antonio Antúnez, párroco de Nuestra Señora de la Asunción en La Zubia. En su homilía, el Arzobispo invitó a los alumnos a acoger el anuncio del Evangelio y a acoger al Señor: «El anuncio de que la vida para la que estamos hechos es la vida divina, no la vida que nosotros somos capaces de darnos a nosotros mismos, pero que esa vida divina en la persona de Jesucristo, que ha vencido en su cuerpo al pecado y a la muerte, y que nos ha comunicado su espíritu es una vida que está accesible para nosotros, es una vida que se nos ofrece gratis, que se nos da. Para recibirla, no tenemos nada más que decirle al Señor sí, creo en Ti».

ACTO ACADÉMICO

Tras la celebración eucarística, tuvo lugar el acto académico, en el que intervinieron Mons. Javier Martínez, Ana Isabel Garralda, directora del Centro de Magisterio «La Inmaculada» y Carmen Rosales, directora adjunta del Centro. Asimismo, un alumno de la promoción pronunció un discurso que dirigió a todos sus compañeros, y al terminar, la directora adjunta del Centro les invitó a recitar la «Promesa del maestro», un juramento escrito por Jesús Montiel, profesor del Centro.

Mons. Javier Martínez clausuró el acto de graduación y dio paso al acto de imposición de becas. En su intervención, nuestro Arzobispo habló del sentido de la belleza y de la estética en la educación: «La belleza de los lugares donde estamos nos dice algo de quiénes somos, es decir, nos dice algo de que nuestras vidas son importantes». «Vais a ser educadores y una dimensión fundamental en la educación es la estética. Si el lugar donde uno crece es un lugar bello, uno descubre con facilidad qué es el bien y qué es el mal, qué cosas significan florecer y crecer y estar a gusto y contento en la vida».

Escuchar homilía del Arzobispo

Contenido relacionado

“Aterrizar la paternidad en la vida cotidiana”

Con una mirada sobre la familia “hacia dentro y hacia fuera”...

Enlaces de interés