La “Asociación Stopaccidentes” de Andalucía peregrina a la Virgen de las Angustias

El pasado domingo, 17 de noviembre, la «Asociación Stopaccidentes» de Andalucía, hizo su peregrinación, con motivo del Año Jubilar Mariano del Primer Centenario de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de las Angustias de Granada, a su Basílica.

La Asociación Stopaccidentes tiene como finalidad ayudar y orientar a los afectados por los accidentes de tráfico, cuya web es: www.stopaccidentes.org, su correo electrónico de Granada es: stopgranada@stopaccidentes.org, y los teléfonos de contacto son: 667408160, 958438335.

Fueron 55 personas en peregrinación, y al frente de los peregrinos estuvo la Delegada de Andalucía, Mª Ángeles Villafranca Jiménez, acompañada por la Concejal de tráfico del Ayuntamiento de Granada, María Telesfora Ruiz. Los peregrinos fueron recibidos por la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias, con Miguel Luis López-Guadalupe, Comisario General del año Jubilar Mariano; Manuel Padial y Manuel Urbano, subprefectos de Cultos y Protocolo; y Manuel Mata, Hermano Horquillero.

Los peregrinos pusieron a los pies del altar y en honor de la Virgen unos ramos de flores maravillosos y unas lámparas encendidas en recuerdo de sus seres queridos así como numerosas fotos de víctimas de accidentes enmarcados en un panel.

La Eucaristía dio comienzo a las 13 horas y fue presidida por D. Francisco Molina Carretero, Párroco de la Basílica, acompañado del Padre Jesuita, D. Antonio Maldonado Correa.

En la monición de entrada los peregrinos manifestaron: «Hoy, como cada tercer domingo de noviembre, en el mundo entero se celebran dos efemérides: Una en el ámbito eclesial: el Día de la Iglesia Diocesana, con el lema este año: «La Iglesia con todos, al servicio de todos», y otra, en el ámbito civil: El Día Mundial en recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico.

Por cuestiones de tráfico, al año, en todo el mundo, mueren un millón trescientas mil personas; cincuenta millones sufren algún daño o incapacidad, y en los países desarrollados es la principal causa de mortalidad de jóvenes en edades comprendidas entre 15 y 20 años… Estos cirios encendidos simbolizan a cada uno de nuestros seres queridos; ellos como Cristo también son luz de vida. Pidamos a la Virgen de las Angustias que su fe inquebrantable, su fortaleza ante la pasión y muerte de su único Hijo; su caridad al perdonar a quienes lo mataron y su esperanza cierta en la vida eterna, guíen hoy y siempre a la Asociación Stopaccidentes y a todos sus miembros en su peregrinar en esta vida».

D. Francisco Molina, con la gran bondad que le caracteriza, les dirigió unas palabras de salutación y de ánimo al inicio de la Eucaristía. Las lecturas y las peticiones fueron realizadas por los peregrinos y el equipo de liturgia de la Basílica.

D. Francisco empezó su homilía diciendo que nos encontramos al final del año litúrgico y que la palabra de Dios nos habla hoy de acontecimientos finales que tendrán lugar al final de los tiempos, pero sin aclararnos cuándo. Dijo también que no estamos solos en este peregrinar por nuestras vidas y que nadie nos quiere más que el Señor. Todos necesitamos vivir con un corazón lleno de esperanza y como dice el Papa Francisco: «que nadie os robe la esperanza».

D. Francisco continuó: «…Muchas de las personas que estáis hoy aquí habéis peregrinado para ofrecer al Señor esta Eucaristía y rezar por las víctimas de los accidentes de tráfico y es un motivo de reunión, es un motivo de encuentro, pero también un motivo de encuentro con Dios, de llenar nuestro corazón de esperanza y por eso los acompañamos. Están nuestras autoridades que acompañan, están las personas que han sufrido esos momentos de angustia de sufrimiento como nos han recordado en la monición de entrada y todos nos unimos en un encuentro con Dios y en una oración. Por otra parte entendemos muy bien que esto sea así: Que peregrinemos en este Año Santo a los pies de nuestra madre, la Virgen de las Angustias para vivir esta experiencia de fe…»

Siguió D. Francisco su homilía diciendo que el domingo se celebraba el Día de la Iglesia Diocesana a la que todos debemos amar y ayudar con nuestra colaboración y con nuestro donativo, y terminó diciendo: «… ¿Quién no tiene en las familias alguien que algún accidente de tráfico le ha producido grandes dolores y grandes sufrimientos? Nos unimos con esta Asociación Stopaccidentes y los ponemos en las manos de nuestra Madre, la Virgen de las Angustias. Ella sabrá mejor que nosotros cómo ayudarlos y cómo conseguir la fuerza y la luz de parte de Dios».

La celebración de la Santa Misa fue seguida por todos los asistentes con gran devoción y recogimiento, terminando con la oración del Centenario y una canción a la Virgen, que interpretaron el grupo de jóvenes de la peregrinación, y que con sus canciones y sus instrumentos de cuerda solemnizaron la celebración eucarística.

Terminada la Eucaristía algunos de los peregrinos, se hicieron una foto-recuerdo en la escalinata del altar mayor y seguidamente pasaron a visitar el Camarín de la Virgen. Miguel Luis López – Guadalupe, les dio la bienvenido en nombre de la parroquia y de la hermandad y les explicó el significado del Camarín desde el punto de vista artístico y religioso, que todos siguieron con mucho interés y atención. La visita al Camarín terminó con el rezo, en común, del Ave María, con gran fervor y amor a la Santísima Virgen de las Angustias.

Todos los peregrinos se mostraron muy satisfechos por participar en esta celebración, recibiendo las gracias del Año Jubilar y también por todas las atenciones recibidas por parte de la parroquia y de la hermandad.

Antonio J. Mezcua Roelas

Contenido relacionado

Enlaces de interés