Graduación de los alumnos de los grados de Educación Infantil y Primaria en el Centro de Magisterio “La Inmaculada”

Graduación de los alumnos de los grados de Educación Infantil y Primaria en el Centro de Magisterio “La Inmaculada”

Casi 130 alumnos del último curso de los grados universitarios de Educación Infantil y Primaria del Centro de Magisterio “La Inmaculada” participaron en la ceremonia de graduación que tuvo lugar el sábado, 25 de septiembre, acompañados por sus familiares y profesores.

El pasado sábado, día 25, tuvo lugar en el Centro de Magisterio “La Inmaculada” el acto de graduación del alumnado de los últimos cursos de los grados de Educación Infantil y Primaria que finalizan así sus estudios universitarios formados ya como maestros y profesionales de la enseñanza.

El acto que tuvo lugar en el patio central del centro comenzó con la celebración de la Eucaristía que estuvo presidida por el sacerdote D. Moisés Fernández, y concelebrada por D. Ildefonso Fernández-Fígares, capellán del centro.

Durante la homilía se dirigió al los nuevos maestros un mensaje de esperanza ante la nueva etapa que comienza después de la universidad resaltando también la necesidad que existe en la sociedad de buenos docentes para las futuras generaciones.

SUPERACIÓN EN LA ADVERSIDAD

Una vez finalizada la Eucaristía dio comienzo el acto académico que estuvo presidido por D. Francisco Javier Huertas, Director académico, Maribel Tercedor, Directora Institucional del Centro de Magisterio, por D. I Ildefonso Fernández-Fígares en representación de nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez y Raúl Roura como secretario.

En las palabras dirigidas a los nuevos graduados, D. Francisco Javier Huertas expresó su agradecimiento al personal del centro, así como a las familias “por confiarnos a sus hijos” y al alumnado que “ha realizado un gran esfuerzo ante el desafío de la pandemia, han seguido hacia delante”, destacó.

Por su parte, Maribel Tercedor resaltó la importancia para la universidad de Granada de que las nuevas generaciones de maestros estén bien formados siendo el acto de graduación un momento muy importante en la vida académica, antesala de la profesional, “que nunca se olvida”.

Después de la intervención de los padrinos de cada promoción y el agradecimiento de los propios estudiantes, el acto culminó con la imposición de las becas, recibidas por los graduados con alegría compartida junto a sus compañeros y familiares allí presentes.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social

 

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés