Fallece el sacerdote Pedro Manjón Lastra

Su funeral fue oficiado por el Vicario General, D. Blas Gordo, en ausencia del arzobispo. Aunque había nacido en San Andrés de Monte Arando, provincia de Burgos, vino a Granada y estudió en este seminario debido a su parentesco con don Pedro Manjón, sobrino a su vez de D. Andrés Manjón, el benemérito canónigo del Sacro Monte, catedrático de la Universidad y fundador de las Escuelas del Ave María.

Fue ordenado sacerdote en Burgos el año 1959 y en la diócesis granadina ha desarrollado su denso ministerio. En primer lugar sirvió la capellanía de las religiosas Trinitarias y tuvo el encargo de las parroquias de Quéntar y de Dílar. Fue capellán de la colonia avemariaza de San Isidro, capellán de la Adoración Nocturna Femenina  y desde 1993 párroco del Buen Pastor, donde ha sido enterrado, tras su muerte el 25 de julio.. .

Su apellido y los años junto a su tío Pedro Manjón, tan conocido en Granada como continuador de la obra de don Andrés, marcaron su actividad  sacerdotal. La preocupación social y la inquietud educativa le llevaron a crear la Asociación Manjoniana  que puso en marcha una cooperativa de viviendas en el barrio de Cartuja, un centro social,  el Colegio P. Manjón y que también levantó, en unión con la diócesis,  el templo del Buen Pastor.

Su dinamismo incansable le llevaba a servir allí donde  pedían su colaboración. Especial dedicación tuvo a la pastoral familiar con los numerosos cursillos prematrimoniales impartidos en su parroquia y con su presencia personal en la celebración religiosa de innumerables bodas.

Sus feligreses saben de su alegría, de su vitalidad, de su tenacidad, de su entrega, de su capacidad de poner en marcha nuevas iniciativas con el ánimo siempre alto y optimista. El funeral, presidido por el Vicario General Blas Gordo, – en ausencia del arzobispo que envió un emotivo telegrama- ,   constituyó un elocuente homenaje a su persona y a su labor religiosa y social. Un gran número de sacerdotes concelebró la Eucaristía. Los feles, que llenaban el templo, rezaron y aplaudieron a su buen pastor y manifestaron su propósito de seguir sus huellas con la práctica continuada del bien, como nos enseñó el Supremo y Único Buen Pastor. Ya descansa en la paz  este buen sacerdote.  

Contenido relacionado

Actos de la Campaña Manos Unidas Granada en su 65 aniversario

Durante el mes de febrero y el día 3 de abril.  Este...

Voluntarios en la semana del matrimonio con la Pastoral Familiar

Del 19 al 25 de febrero. La semana del matrimonio llega a...

“Demos gracias a Dios por estas realidades que dan luz a nuestra Iglesia”

Escrito de D. Manuel Reyes Ruiz tras recibir la Medalla de...

Enlaces de interés