“Enjugar las lágrimas” de los familiares de víctimas de accidentes de tráfico

La Pastoral de la Carretera de la Archidiócesis de Granada invita en este mes de mayo a todas las parroquias de nuestra diócesis a ofrecer la Eucaristía y su oración por las familias que han perdido a un ser querido en accidentes de tráfico.

Enjugar las lágrimas es el lema de esta intención que se aplicará en este mes de mayo a todas las personas necesitadas de consuelo a causa de la pérdida de un ser querido en accidente de tráfico. La Pastoral diocesana de la Carretera tiene como misión acompañar y dar aliento desde la Iglesia a los familiares de las víctimas y las personas que sufren por la pérdida, o también que han sido víctimas en primera persona de un accidente. Por ello, se invita en este mes de mayo a todos los sacerdotes y comunidades parroquiales de Granada a que puedan ofrecer la Misa y rezar por esta intención en solidaridad con el dolor y el sufrimiento de las familias que pasan por una pérdida.

De esta forma, e inspirada en el versículo “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré”, esta iniciativa tiene como objetivo recordar ante el altar del Señor en cada Eucaristía a todas las personas que han sufrido accidentes de tráfico dejándoles graves secuelas, a las que han perdido algún ser querido trágicamente y a todas aquellas, que por esta causa, están sufriendo de alguna forma.

“Debemos acoger, consolar, dar cariño, escuchar y acompañar a todas las familias que han vivido la pérdida de algún miembro a causa de un accidente de tráfico. Desde la Pastoral de Carreteras queremos acogerlas y acompañarlas ya que la misericordia de Dios no tiene límites”, afirmó D. Freddie Banua, delegado de la Pastoral de Carretera en Granada.

Contenido relacionado

San Cornelio Papa

El santoral celebra el 16 de septiembre la memoria del Papa...

Enlaces de interés