El Arzobispo de Granda bendice una imagen del Cura de Ars

En la parroquia que lleva su nombre. El pasado 24, Mons. Javier Martínez bendijo solemnemente la nueva imagen en bronce de San Juan Mª Vianney, patrón del clero universal, en la parroquia que lleva su nombre.

Junto al Arzobispo se congregaron numerosos fieles del barrio del Zaidín y varios sacerdotes diocesanos. En la bendición, Mons.  Martínez destacó el acierto de situar la nueva escultura en el atrio del templo parroquial, ya que su presencia en dicho lugar es el anuncio de un mensaje evangélico que quiere salir al encuentro del hombre de hoy.

La escultura en bronce es obra del de Venancio Sánchez y muestra a San Juan Mª Vianney en el púlpito, lleno de paz y bondad, que con su vida nos invita a mirar más allá de nosotros mismos y descubrir el amor que Dios nos tiene.

“En el corazón de la comunidad parroquial estaba, desde hacía tiempo, el deseo de tener en un lugar destacado la imagen de aquel párroco que tanta vida diera a Ars, y que sigue siendo para toda la Iglesia un modelo vivo de radicalidad en el encuentro con Dios, y, para los sacerdotes, modelo de pastor abnegado, que puso todas sus capacidades, su tiempo y su vida, para acoger, animar y sostener a quienes Dios le había encomendado. En este Año Sacerdotal, ha sido posible, con la ayuda y el esfuerzo de todos, hacer realidad este deseo”, señalaron fuentes de la parroquia.

“Como subrayó el Sr. Arzobispo, en momentos que no están siendo fáciles para la Iglesia, como los que le tocó vivir a Juan María Vianney a pocos años de la Revolución Francesa, confiamos poder imitar su fortaleza y perseverancia, sostenidos por una fe inquebrantable en Jesucristo, en la Verdad, en el Amor que todo lo vence”.

“Las imágenes tienen su razón de ser, no en sí mismas, sino en cuanto que nos remiten y acercan a esa otra imagen viva que fue la persona que representan. Necesitamos más que nunca modelos concretos, imágenes, paradigmas, personas que orienten en la búsqueda sincera de la verdad y la vida, y que sostengan la esperanza, de la única forma posible, en la aplicación práctica y asequible para todos de los valores evangélicos”, señaló D. Román Martínez en un momento de la bendición.

Contenido relacionado

“A la adoración vamos a dejarnos transformar por Dios”

Entrevista sobre las capillas de adoración eucarística perpetua, que está previsto...

«Sin San José, Jesús sería una persona marginada”

La paternidad de San José nos habla de la importancia de...

“Aterrizar la paternidad en la vida cotidiana”

Con una mirada sobre la familia “hacia dentro y hacia fuera”...

Enlaces de interés