El Arzobispo celebró el funeral por Mons. Javier Echevarría en la Catedral

Mons. Javier Martínez celebró el pasado miércoles, a las 20 horas, la Misa funeral por el descanso eterno de Mons. Javier Echevarría, en la Santa Iglesia Catedral de Granada.

Estuvo concelebrada por D. Javier Palos, Vicario del Opus Dei para Andalucía oriental, y muchos sacerdotes de la Prelatura en Granada: Jorge Ordeig, párroco de San Ildefonso, Nicolás de Luján, capellán del colegio Monaita, Javier Córcoles, capellán del Colegio Mayor Albayzín, son algunos de los sacerdotes de la Obra presentes en la celebración.

Asimismo, algunos sacerdotes diocesanos se unieron a la celebración: D. Alfonso Marín, párroco de Ntra. Sra. de Montserrat y consiliario de Cáritas diocesana, José Gabriel Molina, párroco de Benalúa de Guadix, Sergio Joaquín Villalba, formador del Seminario de Guadix y Javier Sánchez Pereira, párroco de Albuñuelas, entre otros sacerdotes.

En una celebración llena que contó con la participación de numerosos fieles del Opus Dei de Granada, Mons. Javier Martínez, habló de una manera cariñosa y cercana a Mons. Javier Echevarría: “El Cielo en nuestro destino, el Cielo no es un lugar donde a uno le colocan… Dios es nuestro destino. Dios mío, tenemos que pedir siempre por nuestros difuntos, con la conciencia de que el Señor los acoja con unos brazos inmensos de Misericordia. Yo creo que en este caso podemos estar muy tranquilos con respecto a la acogida que el Señor le pueda haber hecho a Mons. Javier Echevarría.

Yo he tenido el gusto de tratarlo, unas cuantas veces, no demasiadas, pero unas cuantas veces, y de poder hablar con él con tranquilidad, bastantes momentos, y puedo decir con toda sencillez, que mi impresión es que era un hombre un Dios, es un hombre de Dios, (otra cosa, no deberíamos hablar de nuestros difuntos en pasado), es un hombre de Dios, y es un hombre extraordinariamente bueno y extraordinariamente bondadoso”.

Alberto Tarifa, portavoz de la Oficina de Información del Opus Dei de Granada expresa su gratitud al Arzobispo en nombre de todas las personas de la Prelatura en nuestra Archidiócesis.

Además, Tarifa señala que “seguramente fue de las primeras Misas de funeral por Mons. Echevarría en el mundo”. Ese mismo día, se celebraron en Jerez y en Elche otras celebraciones por el descanso del prelado.

Funeral en Roma

Mons. Echevarría reposa ahora en la cripta de Santa María de la Paz, iglesia prelaticia del Opus Dei, junto al beato Álvaro del Portillo y a Dora del Hoyo. La misa de sufragio se celebró ayer, jueves 15 de diciembre, en la basílica de san Eugenio Roma.

Palabras del Vicario en Andalucía oriental

D. Javier Palos, Vicario del Opus Dei para Andalucía oriental, que concelebró la Eucaristía y ofreció unas palabras al comienzo del Funeral.

“El 12 de diciembre, fiesta de la Virgen de Guadalupe, recibimos con sorpresa y dolor la noticia del fallecimiento de Mons. Javier Echevarría, el Padre. A pesar de sus serios problemas de espalda y de su edad avanzada, mantenía su habitual buen humor y seguía viajando por distintos países para impulsar la labor apostólica: por eso para algunos su fallecimiento ha sido inesperado.

Llevaba 22 años como Prelado del Opus Dei y durante 25 años, de 1950 a 1975 colaboró estrechamente con S. Josemaría y después con el Beato Álvaro del Portillo: vivió entre personas santas y nos ha dejado una huella profunda de santidad.

Los sentimientos de desconcierto, dolor y gratitud que se entremezclaron al conocer la noticia, se vieron confortados por las palabras del Papa Francisco en el telegrama que dirigió al Vicario Auxiliar de la Prelatura:

“Apenas recibida la triste noticia del inesperado fallecimiento de Monseñor Javier Echevarría Rodríguez, Obispo prelado del Opus Dei, deseo hacerle llegar a usted y a todos los miembros de esa Prelatura mi más sentido pésame, al mismo tiempo que me uno a vuestra acción de gracias a Dios por su paternal y generoso testimonio de vida sacerdotal y episcopal, a ejemplo de San Josemaría Escrivá y del Beato Álvaro del Portillo, a quienes sucedió al frente de toda esa familia, entregó su vida en un constante servicio de amor a la Iglesia y a las almas”.

Que el ejemplo de S. Josemaría y de Mons. Javier Echevarría nos impulsen a todos a un encuentro decidido con Jesucristo en este Adviento y un renovado empeño evangelizador en servicio de la Iglesia.

Quería agradecer al Sr. Arzobispo que se haya prestado con tanta prontitud a presidir este funeral y a todos vosotros vuestras oraciones”.

Escuchar la homilía completa del Arzobispo

 

Rosa Die Alcolea

Contenido relacionado

Enlaces de interés