El amor para romper las fronteras

Celebrado en Granada el XI Encuentro de formación misionera para laicos, con la participación del Arzobispo de Tánger, Mons. Santiago Agrelo.

Este pasado fin de semana, del 7 al 9 de marzo, la iglesia de San Francisco de la Diócesis ha acogido el XI Encuentro de formación misionera para laicos, conocido popularmente como Interfranciscana, en el que se han reunido 35 jóvenes misioneros de España y Portugal, vinculados a la familia franciscana y otros grupos misioneros los dos países.

El Arzobispo de Tánger, Mons. Santiago Agrelo, ha participado en todo el Encuentro y fue el encargado el sábado de dar las charlas a los misioneros, momentos en los que hubo presentes más de 120 personas. Mons. Agrelo trató ante los presentes sobre varios puntos de actualidad, sobre todo respecto a la inmigración, y habló de cómo vivir y trabajar en fronteras. En una segunda ponencia, explicó de una forma más directa cómo el amor rompe las fronteras, contando también desde su experiencia cómo se evangeliza con el ejemplo y la vida que llevan los religiosos en Tánger, en medio de un mundo musulmán.

Tras varios momentos de reflexión, ofrecieron sus experiencias distintos grupos misioneros, entre los que estaban las Franciscanas del rebaño de María de Madrid, un grupo de chicas que hacen misión en Ávila y el Grupo San Francisco de Granada, que habló sobre los 20 años de animación misionera en nuestra Diócesis. También, la ONG Amapúa, de Murcia, expuso ante los asistentes la acción de voluntariado que llevan a cabo.

La Eucaristía presidida por el Arzobispo de Tánger en la cripta de la iglesia, a la que asistieron unas 200 personas, cerró la jornada del sábado. El domingo, tras la oración de la mañana, los participantes en la Interfranciscana visitaron el museo franciscano, en la casa de la calle Buñuelas.

María José Ortiz, de la Comisión Franciscana de Misiones en España y Portugal, señala tras la celebración de este Encuentro que «la gente está muy contenta e ilusionada con las misiones, por la vocación misionera que tenemos todos desde el bautismo». Asimismo, afirma que hace falta ser misioneros en las «fronteras de nuestras ciudades», donde «hay una dificultad a la hora de ser cristianos y ser misioneros en nuestros ambientes».

Contenido relacionado

Enlaces de interés