«Dales fuerza y esperanza, consuelo ante su dolor»

Celebrada la Plegaria musical en Granada por la paz, los cristianos perseguidos y por la conversión de los perseguidores, cantada y orada en comunión el pasado día 14 en el Auditorio Manuel de Falla, en una iniciativa promovida por el Coro Santa Cecilia de la S.I Catedral.

La imagen reproducida en estos últimos meses de miles de cristianos perseguidos y las brutales escenas de hombres, mujeres y niños asesinados a causa de la fe en los países de Oriente Medio han convulsionado la mayoría de los corazones. En otros casos, esas mismas imágenes se han visto con indiferencia, como de si una «película» se tratara, con ojos anestesiados ante la violencia y justificados por una lejanía territorial y cultural.

La realidad, si no se mira con ojos anestesiados, provoca el corazón de la persona, que le hace estar dolorida e intranquila por lo que allí viven miles de personas. Esta realidad y el deseo de hacer algo juntos, en comunión, para recurrir a Aquél que todo lo puede y que vence la muerte –aunque nos arrebaten la muerte, tu gracia vale más que la vida es el testimonio que cada día vemos en estos hermanos en la fe- es el origen de esta Plegaria musical. Se trata de una iniciativa surgida en la Archidiócesis de Granada, promovida por el Coro Santa Cecilia de la S.I Catedral, con su Directora, Veronika Gosch, y uno de sus miembros, Ángel Luis Benito, para orar juntos al Señor por la paz y por los cristianos perseguidos. Tal es así que el público congregado en el Auditorio Manuel de Falla, el pasado día 14, con los miembros de 15 coros distintos, entre ellos jóvenes de la Schola Pueri Cantores de la Catedral, cantaron juntos una oración por la paz y los cristianos perseguidos compuesta expresamente para este momento. Con una sola voz, en comunión, en oración, dice el texto: «Padrenuestro que nos amas, Padre de misericordia, Padre colmado de amor, mira a tus hijos que sufren perseguidos por su fe, que mueren por Jesucristo y esperan llegar a Él».

Haciendo propias en esta plegaria musical las palabras de San Agustín –»Quien canta, ora dos veces»-, las sopranos del coro, junto al público, elevaron su voz con esta oración, mientras el resto del coro cantaba al mismo tiempo el «Ave María». Por su parte, Bárbara Arredondo, soprano solista, elevaba también su voz recogiendo las palabras de Jesús en la Cruz: «Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen». Y es que en el encuentro de oración musical se rezó no sólo por los perseguidos, sino también por los perseguidores, por aquellos que hoy están cargados de odio y violencia en su corazón y en sus ojos, para que el Señor cambie sus corazones y los convierta, porque para Dios nada hay imposible.

A lo largo de esta interpretación fue sucediéndose otra oración hablada por la paz y por nuestros hermanos, así como por la conversión de los perseguidores, en distintos idiomas: alemán, armenio, chino, español, francés, griego, inglés, italiano, japonés, rumano, ruso y ucraniano. La oración principal por la paz y los cristianos perseguidos ha sido compuesta por Ángel Luis Benito, con música de Veronika Gosch y orquestación de Ángel López Carreño. Asimismo, en un momento determinado se elevaba a Dios la súplica: «Te lo pedimos, Señor, dales fuerza y esperanza, consuelo ante su dolor, y guarda en sus corazones el regalo del perdón. María, Auxiliadora y Reina de la paz, intercede por nosotros».

La certeza de que Cristo está es lo que lleva a nuestros hermanos cristianos de Oriente a seguir permaneciendo en estas tierras: «No es el momento de huir. Nos quedamos aquí. Pedir por nosotros. Sólo necesitamos saber que pedís por nosotros», afirmaba hace meses una joven cristiana de Oriente a nuestro Arzobispo, ante el ofreciendo de Mons. Javier Martínez de acogerles en la Archidiócesis para evitar las persecuciones y la muerte a causa de la fe.

Nuevos mártires

En esta tierra de nuevos mártires del siglo XXI, Oriente Medio, el testimonio de nuestros hermanos que afirman con su vida y sin renunciar a la fe que la gracia de Dios vale más que la vida es una provocación para todo el mundo y, especialmente para los cristianos de Occidente, donde corremos el riesgo de reducir la fe a unos formalismos o moralismos, de saber ya de qué se trata la fe y darla por descontada, y no dejarnos atrapar por la belleza y la gracia donada, gratuita y misericordiosa del amor de Dios. Un amor que, en palabras del Papa Francisco, «nos primerea», es decir, toma la iniciativa sobre nuestra vida, se anticipa amándonos primero.

El drama vivido por los cristianos de Oriente es una tragedia humana y una historia antiquísima que se está destruyendo, pero, desde el punto de vista de la fe, «nos sentimos orgullosos de nuestros hermanos de Oriente, profundamente orgullosos», explicó Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, al inicio de la presentación de la Plegaria musical por la paz y por los cristianos perseguidos.

La comunión con nuestros hermanos en la fe y orar al Señor, que todo lo puede, era la finalidad de esta cita musical, que queda lejos de ser un concierto, porque el Auditorio se convirtió en un oratorio con una sola voz, implorando a Dios la paz, el perdón y conversión de los perseguidores, y el alivio, bendición y esperanza para los perseguidos. «Pedir por ellos, en la comunión de todos los santos, y para sentirnos unos con otros todos miembros del mismo cuerpo», invitaba el Arzobispo Mons. Javier Martínez, quien dio las gracias a Dios también por la asistencia y por la iniciativa, sencilla y humilde, que acaba de inaugurarse este año, «en búsqueda de nuevos caminos, para unirnos, para expresar juntos en la fe, para suplicar al Señor juntos en medio del mundo en que vivimos».

Al mismo tiempo que subrayaba la fe arraigada del pueblo cristiano en Oriente Medio, Mons. Martínez recordaba que las colectas de este a ño en la Santa Iglesia Catedral de Granada van destinadas a la ayuda en los campos de refugiados de Jordania, que depende del Patriarcado de Jerusalén.

La Plegaria musical por la paz y por los cristianos perseguidos concluyó con la bendición final de nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, a los asistentes y a nuestros hermanos en la fe.

El Secretariado de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Granada ha elaborado un sencillo vídeo para compartir esta oración cantada y que hoy pueda seguir rezándose y cantándose con esta finalidad, por la paz y nuestros hermanos perseguidos, en comunión.

VER VÍDEO

Paqui Pallarés

Contenido relacionado

Enlaces de interés