Cultos Cuaresmales al Cristo de la Salud en la parroquia de San Andrés

El sábado, día 6, tendrá lugar la celebración de la Eucaristía a las 20 horas seguida del rezo del Vía Crucis y el domingo, 7 de abril, la Misa será a las 12 horas seguida del rezo de las “Siete Palabras de Jesús”. En ambas jornadas la iglesia estará abierta de 10 a 22 horas para la veneración de la imagen.

La Parroquia de San Andrés Apóstol recupera este fin de semana, sábado 6 y domingo 7 de abril, y tras más de dos décadas, los Cultos Cuaresmales al Cristo de la Salud. De esta forma, los cultos tendrán lugar desde el viernes, con la celebración de la Eucaristía a las 20 horas seguida del rezo del Vía Crucis y el domingo, día 7, la Misa será a las 12 horas seguida del rezo de las “Siete Palabras de Jesús”.

Asimismo, en ambas jornadas la iglesia de San Andrés permanecerá abierta a las visitas de 10 a 22 horas para la veneración y besapiés del Cristo de la Salud, talla del siglo XVI cuya autoría se atribuye a Diego de Siloé.

DEVOCIÓN AL CRISTO DE LA SALUD

Los Amigos de San Andrés, grupo parroquial nacido con el objetivo de continuar con el proceso de restauración integral de la Iglesia de San Andrés, “nos congratulamos por esta magnífica iniciativa a la que pretendemos dar difusión con el objetivo de que la ciudad pueda sumarse a estos cultos. De este modo, contribuimos también a preservar nuestras tradiciones y costumbres, al mismo tiempo que ponemos en valor nuestro patrimonio”.

El Cristo de la Salud cuenta con una extensa devoción y afecto por la Granada antigua, recogiendo las plegarias y súplicas de la ciudad en momentos muy complicados. Así, el pueblo lo veneraba en la calle en rogativas y en su capilla de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol junto al presbiterio, donde le encendían hachas, cirios y velas y le colgaban exvotos, que cubrían las paredes de su capilla.

La advocación de la Salud la adquiere el Crucificado por su intercesión en la epidemia de peste bubónica de 1679 que asoló nuestra ciudad. Durante esta epidemia, los enfermos afectados por la peste fueron instalados por las autoridades sanitarias fuera de la ciudad, delimitada por la Puerta de Elvira, como medida de cuarentena para evitar el contagio. Los enfermos se congregaban en una gran explanada delante del Convento de la Merced y de la Iglesia de San Idelfonso, llamada del Triunfo de la Inmaculada. Desde la iglesia de San Andrés, el Cristo era portado en andas hasta esa zona, para servir de consuelo a los enfermos y para que le rogaran su curación. Cuenta la leyenda, que en una de esas salidas una paloma, que los enfermos atribuyeron al Espíritu Santo, sobrevoló la imagen del Cristo en todo su recorrido y, finalmente, se posó en su brazo derecho. En ese día se experimentaron curaciones de los enfermos allí presentes y el suceso se atribuyó a un milagro. Es por ello que el Cristo de la Salud luce sobre su brazo derecho una paloma de plata, como símbolo que recuerde aquel milagro.

En el siglo XX se siguieron celebrando cultos en su honor, quedando constancia de los mismos hasta 1961. Pasaron los años hasta que, a mediados de marzo de 1997, Granada volvió a contemplar al Cristo de la Salud en las calles, en un Vía Crucis cuaresmal. Desde entonces, y tras el cierre en 1999 de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol debido a su deterioro y necesaria restauración, el Cristo de la Salud permaneció en dependencias parroquiales. Casi dos décadas después, el 28 de mayo de 2017, volvió a presidir el Altar Mayor de la iglesia de San Andrés, tras su reapertura. Los Amigos de San Andrés “animamos a los granadinos, y a cuantos nos visiten en estas fechas, a sumarse a los cultos organizados por nuestra parroquia”.

Contenido relacionado

Enlaces de interés