Concierto en la Abadía del Sacromonte a beneficio de las obras de restauración

Tendrá lugar el día 29, a las 20 horas, a cargo del Coro y Orquesta Liceo del Arzobispado de Praga. Para quienes no puedan asistir y deseen colaborar, se ha habilitado una Fila O.

La Abadía del Sacromonte acoge el próximo viernes día 29, a las 20 horas, un concierto de música barroca, cuyos donativos irán destinados a sufragar las obras de restauración que se llevan a cabo en dicha Abadía.

El concierto, organizado por la Fundación Abadía del Sacromonte, bajo el título “Maestros checos del barroco (S. XVII), estará a cargo del Coro y Orquesta Liceo del Arzobispado de Praga, integrado por 20 cantantes y 15 músicos, seleccionados bajo el auspicio de dicho Arzobispado. El Coro y Orquesta ha participado en representaciones artísticas a nivel nacional e internacional. En España, antes de llegar a Granada, ha actuado en otras ciudades españolas como Toledo, Madrid o Bilbao.

ENTRADAS
Los donativos de 10 euros por asistente servirán para contribuir a sufragar las obras de restauración en la Abadía del Sacromonte, donde se está trabajando para recuperar este lugar de la Iglesia de Granada como centro de peregrinación, formación y culto en nuestra Iglesia diocesana como lo fue en su origen hace cuatro siglos.

Las entradas pueden retirarse de forma anticipada en la taquilla de la Abadía y en la librería Cruz de Elvira (junto a la parroquia del Sagrario, en la Plaza Alonso Cano), o bien realizando un ingreso en la cuenta corriente de la Fundación Abadía del Sacromonte, poniendo en el concepto “Concierto”; posteriormente, podrán retirarse estas entradas en la taquilla de la Abadía el mismo día del concierto media hora antes del comienzo.

Asimismo, se ha habilitado una Fila 0, para quienes deseen contribuir con las obras de restauración y no puedan asistir al concierto. Para más información y formalizar las reservas, las personas interesadas pueden contactar en el teléfono 958-22-14-45.

PROGRAMA DEL CONCIERTO
El Coro y Orquesta Liceo del Arzobispado de Praga interpretarán algunas de las piezas de grandes compositores del barroco del siglo XVII de Bohemia y Moravia: Adam Michna de Otradovic, Pavel Josef Vejvanovský y Bohuslav Matěj Černohorský.

Adam Michna de Otradovice fue uno de los más importantes compositores y poetas checos del siglo XVII, iniciador del florecimiento de la cultura musical del barroco checo, convirtiéndose en inspiración para muchas otras generaciones de compositores y el desarrollo de la tradición de la música checa nacional. Fue un compositor bastante fructífero, aunque no toda su obra pudo conservarse hasta la actualidad. La mayor parte de su obra se concentró en la producción de música sacra, siendo la más conocida sus tres ciclos de himnos con sus propios textos poéticos. Escribió numerosas canciones religiosas checas, la mayoría de las cuales fueron villancicos que hasta hoy se siguen cantando y son unos de los más reproducidos en las navidades checas.

Pavel Josef Vejvanovský fue un músico y compositor moravo de la época media del barroco. Junto a Adam Michna de Otradovice está considerado como el músico checo más importante del siglo XVII. Al término de sus estudios, Vejvanovský entró al servicio del obispo de Olomouc, Karel Lichtenstein, como miembro de la orquesta de Kroměříž. Al mudarse a Salzburgo el director de la misma, Heinrich Ignaz Bibera en el aňo 1664, Vejvanovský fue nombrado su sucesor, tanto como trompetista de cámara del Palacio de Kroměříž como director en el templo de San Mauricio de Olomouc, y en este tiempo empieza a componer su obra más apreciada.

Bohuslav Matěj Černohorský fue un compositor y organista checo que provenía de una antigua familia de profesores y organistas. El culmen fueron sus polifonías que poseían una peculiar concepción melódica y rítmica. Su actividad pedagógica y, en general, su obra influyeron en las siguientes generaciones de compositores, lo que le convierte en una singular personalidad del barroco musical checo. Estudió filosofía y teología en la Universidad Carolina de Praga y, al poco tiempo de sacarse su diplomatura en el aňo 1702, entró en la Orden franciscana ejerciendo en el Convento de Santiago en Praga, donde hasta hoy se encuentra uno de los órganos barrocos más grandes de Europa. En el año 1708 fue ordenado sacerdote.

Contenido relacionado

Enlaces de interés