Clausurada la Semana de la Familia de Granada

Concluye su sexta edición, en la que se han celebrado conferencias, testimonios sobre la vocación matrimonial y una oración por la familia. La VI Semana de la Familia en Granada, organizada por la Delegación de Pastoral Familiar del Arzobispado en el Colegio Regina Mundi con el lema Una casa construida sobre roca concluyó el pasado sábado 12 de abril tras cinco días de actos en los que se ha hablado sobre el significado de la vocación matrimonial, se han ofrecido testimonios de parejas que, a la luz de la fe cristiana, viven su relación matrimonial y se ha rezado por la familia, en una oración comunitaria llevada a cabo por la Pastoral Universitaria de Granada.

El Arzobispo de Granada, D. Javier Martínez, participó el pasado día 11 en esta Semana Diocesana de la Familia, con una conferencia titulada Jesucristo en la familia, en la que señaló que “la abolición del matrimonio es suicida para cualquier sociedad”, en referencia al vínculo matrimonial entre hombre y mujer, que sólo en Cristo es verdadero. Una conferencia presentada por el Vicario General y Moderador de la Curia D. Manuel Reyes.

“A la luz de Cristo, se ilumina la vocación esponsal, todo nuestro ser. Esa vocación esponsal sólo se cumple en plenitud con Cristo”, señaló D. Javier Martínez.

“El amor entre esposos tiene tal intensidad que es signo del amor de Cristo, que cumple los deseos de plenitud y felicidad del hombre, como amor fiel, sin límite, incondicional, para siempre. Quien no tiene la experiencia cristiana no lo puede ver así”, explicó el Arzobispo.

En su intervención, D. Javier Martínez también explicó a los asistentes en qué consiste ser cristianos. En este sentido, el Arzobispo de Granada lamentó que el Cristianismo quede reducido, por un lado, a un sentimentalismo –“una denominación típicamente romántica que lo que afirma que es que no hay verdad religiosa”, dijo- que nada tiene que ver con la razón, y por otro, a un moralismo, es decir, “a un conjunto de principios morales, que apenas necesitan concreción eclesial de la vida cristiana para ser comprendidos y vividos”. 

Desde este enfoque, el Arzobispo también lamentó que “para algunas personas el Cristianismo no tenga que ver con nuestros deseos de ser feliz”.

“La fe cristiana no es una cuestión de sentimiento, es un acto de la inteligencia. Es el asentimiento a una experiencia humana histórica en la que uno puede reconocer la acción de Dios. Es el reconocimiento de una presencia y ese reconocimiento lo hace la inteligencia. Yo soy cristiano como fruto de mi razón”, subrayó D. Javier Martínez.

Respecto a la paternidad y maternidad, el Arzobispo señaló que “ser padres es quien da razones para vivir, no sólo quien engendra o cuida un niño, porque eso lo hacen todas las especies”.

Por otra parte, Teresa Díaz y Juan Orellana, un matrimonio madrileño y perteneciente a la Asociación Familias para la Acogida (www.familias-acogida.es), explicaron su experiencia sobre el significado de ser padres y la acogida temporal en su familia de un niño africano de tres años.

En este sentido, ambos definieron su hogar como “lugar de acogida” y “una familia abierta al mundo”, al mismo tiempo que explicaron que “agradecimiento” -por la fe que han encontrado- es la palabra que responde a la decisión de ambos de acoger a un niño en su familia. Una decisión que, a su vez, “no responde a un plan de generosidad, sino que es una gracia de Dios y que se nos ha dado para un bien”, afirmaron a los asistentes.

Asimismo, Teresa Díaz y Juan Orellana insistieron en que “una acogida así sólo es posible en la Iglesia, porque es humana, y es la experiencia que hemos conocido: el reconocimiento de una mirada que nos cambia y rescata”, en alusión a la fe cristiana.

Desde este enfoque, este matrimonio indicó la importancia de estar acompañados para afrontar una experiencia de acogida de niños en las propias familias, al mismo tiempo que explicaron que la actividad de esta asociación, nacida de la fe cristiana, ha llevado a la propia Administración en la Comunidad de Madrid a poner en marcha proyectos en esta línea de acogida, lo que demuestra que “en muchas ocasiones, la sociedad va por delante de la legislación, y que es lo que llamamos subsidiariedad”.

Contenido relacionado

Tú me sedujiste, Señor, y yo me dejé seducir… Jeremías 20,7

Testimonio de Maureen Ivannia Mora, misionera comboniana, vicepresidenta de CONFER Granada....

Festividad de San Blas en Cádiar

El día de su festividad el 3 de febrero.  Las celebraciones en...

El testimonio de vida consagrada, en “El Espejo”

Emitido en COPE Granada y COPE Motril el 2 de febrero. En...

Enlaces de interés