“Buscamos sobre todo y ante todo promocionar a las personas”

Cáritas Diocesana ha presentado su Memoria anual de actividades, en la que hace balance de 2016 en cuanto a número de personas acompañadas, acciones, programas y recursos invertidos.

El acto de presentación de la Memoria anual 2016 de Cáritas ha tenido lugar esta mañana en el Centro Cultural Nuevo Inicio, y ha estado a cargo de D. Alfonso Marín, delegado episcopal, y Javier Benavides, director de Cáritas Diocesana de Granada.

El delegado episcopal, Alfonso Marín, ha subrayado cuál es la misión de Cáritas: “En nuestro modelo de acción social, que se inspira en el Evangelio, nosotros solemos decir que creemos en la dignidad inalienable de las personas, en sus derechos y en sus potencialidades. Solemos decir también que lo que nos mueve es el amor y que trabajamos por la justicia, que no solo buscamos dar alimentos, sino que buscamos, sobre todo y ante todo, promocionar a las personas, acompañándolas en el proceso que va desde la exclusión a la integración plena, defendiendo su derecho a vivir una vida digna”.

El director de Cáritas Diocesana, Javier Benavides, destacó los principales datos de la memoria anual de Cáritas en 2016. Lo más relevantes es que en 2016 Cáritas Diocesana de Granada invirtió 7 millones de euros en ayudas y programas para acompañar a más de 8.500 personas.

Javier Benavides añadió algunos datos más: “Con un partida de medio millón de euros, los servicios primarios de las parroquias ofrecieron respuesta a más de 6.500 personas con un total de 34.600 atenciones”.

Asimismo, el directo habló de la importancia de las parroquias: “Las parroquias forman nuestra red de acogida y son la principal puerta de entrada. En ellas, la comunidad cristiana vive en contacto directo con las personas, conoce de primera mano sus necesidades y resuelve muchas demandas, sobre todo, las más urgentes”.

Las Cáritas parroquiales de Granada ofrecieron en 2016 un total de 24.000 atenciones en alimentación, productos de higiene, en coordinación con el ropero diocesano, el economato solidario y la tienda de ropa “La mar de cosas”.

Javier Benavides señaló que “en Cáritas estamos intentando dejar de ser una Cáritas asistencial a una Cáritas más promocional, es decir, en la cual, vamos haciendo programas de formación, y eso es lo que hace que también invirtamos mucho más dinero. No queremos una Cáritas solo de dar el dinero, dar una bolsa de comida, sino promocionar a la persona, acompañar a la persona”.

MÁS DE 8.500 PERSONAS ACOMPAÑADAS
La Memoria 2016 de Cáritas Diocesana de Granada, refleja el compromiso en la defensa de la dignidad de las personas y sus derechos: vivienda, salud, educación, empleo y protección social. Donde la red parroquial y diocesana de Cáritas, formada por más de 100 centros y servicios, construyó oportunidades y procesos para 8.564 personas.

EL 70% DE LOS RECURSOS PROCEDEN DE APORTACIONES PRIVADAS
Gracias a la implicación y compromiso de 1.854 voluntarios y a la inversión de 7 millones de euros en sus diferentes programas. Donde el 70% de los recursos, 4.848.561 euros, proceden de aportaciones privadas, entre los que destacan las contribuciones realizadas por 2.595 socios, 2.118 donantes y 46 empresas colaboradoras que han confiado en Cáritas para desarrollar su responsabilidad social con los más desfavorecidos.

Los grandes apartados sociales a los que la Cáritas destina el mayor volumen de recursos son, por este orden, Mayores y Discapacitados (3.194.755 €), Empleo y Talleres de inclusión (1.146.976 €), Personas sin hogar (1.060.007 €), Acogida y atención primaria (920.563 €), Familia, infancia y Juventud (479.113€), Mujer (78.946 €), Comunidad gitana (55.661 €) e Inmigrantes (31.982 €). En conjunto, programas formativos centrados en capacitar a la persona para que puedan cubrir sus necesidades de manera autónoma y estable en el tiempo.

INCREMENTA EL NÚMERO DE AYUDAS
Con una partida de medio millón de euros, los servicios de acogida y atención primaria de las parroquias, ofrecieron un total de 34.656 atenciones en respuesta e demandas en: Alimentación, ropa y productos de higiene (24.171 atenciones), Vivienda pago de alquileres, hipotecas y suministros (2.066 atenciones), Educación, material escolar, comedores y transporte (1.104 atenciones), y en Salud, medicación, material ortopédico, gafas, audífonos o tratamientos dentales entre otros (902 atenciones).

Las atenciones muestran el número de veces que una persona acude a Cáritas en busca de ayuda. Ésta cifra ha incrementado un 26% en el último año, lo que constata la intensificación de las situaciones de precariedad que padecen las familias y personas acompañadas.

Por su parte, el Delegado Episcopal de Cáritas, Alfonso Marín, puso el acento en “la labor de los voluntarios que forman parte de las cien caritas parroquiales que hay constituidas. Agradecer su generosidad, su creatividad, su compromiso y cercanía para con los hermanos necesitados”.

PERFIL DE LAS PERSONAS QUE ACUDEN A LA RED DE ACOGIDA Y ATENCIÓN PRIMARIA DE CÁRITAS
Junto a los datos recogidos en la Memoria anual, durante la rueda de prensa se aportó información relativa al perfil de las personas acompañadas por Cáritas.

Entre los datos más destacados:

– En el 60% de los hogares atendidos hay niños, lo que pone a prueba la capacidad de las familias para garantizar sus necesidades y bienestar.

– Destaca el aumento de las personas solas: un 13% en el último año. Actualmente
supone el 28% de las familias atendidas.

– Incrementa el número de activos ocupados a un 14%. Un 5% dispone de un trabajo normalizado y el 9% realiza trabajos marginales.

– el 50% de las personas atendidas viven en barrios o zonas en buenas condiciones.

– El 57% no dispone de ingresos, personas que han agotado o no cuentan con el sistema de protección por desempleo.

– Y un 56% recibe ayuda desde hace más de tres años.

Llamamiento a la sociedad y a la administración

Tras desglosar los datos más destacados de la Memoria 2016, el director de Cáritas
aprovechó la cita informativa para hacer un llamamiento a la sociedad y en especial a las administraciones públicas, para trabajar juntos en la erradicación de la pobreza. “Es el momento de apostar por un modelo de sociedad diferente, que ponga a las personas y su dignidad en el centro y prime el bien común”.

Contenido relacionado

Enlaces de interés