Alfornón y Pitres se preparan para celebrar la festividad de su patrón, San Roque, el próximo 16 de agosto

Imagen de San Roque en Pitres.

La festividad de San Roque, patrón de Alfornón y Pitres, tendrá lugar el próximo 16 de agosto en ambas localidades granadinas en la que los vecinos y devotos participarán en la Eucaristía en honor al santo pidiendo también su intercesión por el fin de la pandemia.

La parroquia de San Roque en Alforfón y en Pitres celebrarán el próximo 16 de agosto la festividad de su patrón, especial intercesor en estos tiempos de pandemia ya que San Roque también vivió varias epidemias en la Europa del siglo XIV.

“En Alfornón se le tiene mucha devoción a San Roque, en los preparativos para su fiesta todos participan, familias, adultos, personas mayores, jóvenes y niños. En la propia celebración de su festividad, el día 16, la población de la localidad en circunstancias normales se triplica ya que vienen otras personas de la zona también a venerarlo”, afirma D. Alejandro Angüis, párroco de Alfornón.

Para D. Rubén Ávila, párroco de Pitres, también los pitreños viven la festividad de San Roque como un momento destacado en el que expresar una devoción muy viva durante todo el año: “Especialmente en estos tiempos a lo largo de todo el curso han venido muchas personas a la parroquia para colocar una vela, rezar y pedir su intercesión al patrón cuya devoción en la localidad se remonta a la propia construcción de la parroquia en el siglo XVI”, destaca.

LA VIRGEN Y SAN ROQUE EN EL CORAZÓN DE ALFORNÓN

Los días 15 y 16 de agosto, festividad de la Asunción de la Virgen y de San Roque respectivamente, Alfornón acogerá en la plaza del pueblo varias celebraciones. Por una parte, en la primera jornada los alfornoneros venerarán a su patrona, la Inmaculada Concepción, con una Eucaristía que tendrá lugar a las 20:30 horas seguida de fuegos artificiales y un concierto musical en la plaza del pueblo.

Al día siguiente, la Misa en honor a San Roque será a las 11 horas. “Son días que se viven muy en familia, hay un equipo de mayordomos que son los encargados de preparar toda la fiesta y también los vecinos, mayores y pequeños, participan en los preparativos desde la limpieza, preparación de los espacios, etc. Al final de la Eucaristía se canta el himno a San Roque y es muy bonito”, asegura Alejandro Angüis.

Asimismo, a lo largo de este año desde la parroquia de San Roque en Alfornón se destacan dos características de la figura de este santo: su invocación contra la pandemia y también su peregrinar a Santiago de Compostela.

“Tenemos en la parroquia un cuadro que ha realizado un pintor que representa a San Roque como si fuera un peregrino del Camino de Santiago en la actualidad para destacar como el santo nos enseña que es posible “peregrinar” por la situación que vivimos y por otras dificultades de la vida y seguir hacia delante”, destaca el párroco.

TRIDUO EN PITRES

En la localidad de Pitres la preparación para la festividad de San Roque comenzará el 12 de agosto con el inicio del Triduo en su honor que tendrá lugar por la tarde durante tres jornadas comenzando a las 19 horas con la exposición del Santísimo, seguida del rezo del Rosario y de las oraciones propias del Triduo a las 19:30 horas y la celebración de la Misa a las 20 horas.

En la festividad de la Asunción de la Virgen el día 15, los pitreños expresarán también su devoción mariana con una Misa que será a las 13 horas en la víspera de la festividad de San Roque al que se le dedicará una Eucaristía en su honor el día 16.

“Este año como novedad se han confeccionado para poner a la venta unos perros hechos de ganchillo que serán bendecidos en la Misa de San Roque y con los que se espera poder obtener recursos para llevar a cabo la restauración de la Iglesia. La devoción iconográfica a San roque siempre ha tenido un perro a su lado, porque dicen que estando el santo abandonado y con hambre, un perro apareció con unos panes y le proporcionó alimento, y le curó las heridas. Él se dedicaba también a cuidar a los enfermos de la peste.”, resalta D. Rubén Ávila.

“Un regadero de gente a lo largo del año han estado llevando ofrendas florales y velas al santo, hasta el punto de que hemos adquirido un lampadario para poder colocarlas. Por la situación que vivimos los fieles viven este tiempo confiados en Dios y en el santo, pidiendo el fin de la pandemia y con cierta expectación y algo de nostalgia porque no será posible realizar la procesión este año tampoco comenta el párroco.

EL SANTO PATRÓN CONTRA LAS EPIDEMIAS

San Roque era hijo del gobernador de Montepellier, lugar donde nació en 1378, y a la edad de 20 años quedó huérfano de ambos padres. Durante la epidemia de peste que se desató por aquella época, el santo se dedicó a asistir a los enfermos y consiguió curar a muchos más tan sólo con hacer sobre ellos la señal de la cruz.

Estando en Piacenza (Italia) trabajando en uno de los hospitales, el santo contrajo la mortal enfermedad. Como no quiso ser una carga para ningún hospital, decidió trasladarse a las fueras de la ciudad, instalándose en una caverna. Sin embargo, un perro lo alimentó milagrosamente, y el amo del animal acabó por descubrir a San Roque brindándole cuidados y atención.

Cuando recobró las fuerzas, el santo volvió a la ciudad donde curó milagrosamente a muchas personas y numerosas cabezas de ganado. Retornó a Montepellier donde su tío no lo reconoció y lo dejó en el abandono. San Roque fue arrestado, probablemente porque fue confundido erróneamente por un espía, permaneciendo en la cárcel por cinco años donde finalmente falleció.

La popularidad y rápida extensión del culto a San Roque fue verdaderamente extraordinaria, ya en el siglo XV su culto se extendía por Italia y Francia.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social

 

 

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés