“Ser cristiano en Siria significa descubrir a Jesucristo en el dolor”

Diócesis de Córdoba
Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

“Ser cristiano en Siria significa descubrir a Jesucristo en el dolor”

El Padre Fadi Najjar es sacerdote greco-católico melquita de Alepo, sirve a la Iglesia Siria como  párroco de San Miguel, formada por unas doscientas familias. Dirige un colegio católico  con trescientos alumnos donde se dan clases sin luz eléctrica ni calefacción, “pero seguiremos en misión”, dice este sacerdote que estará el próximo 20 de diciembre en la Parroquia de la Esperanza de Córdoba para ofrecer su testimonio. Diez años de guerra no le han robado la esperanza.

¿Qué significa ser cristiano hoy en Alepo?

Ser cristiano hoy en Alepo, significa estar presente de una manera diferente a antes de la guerra y aceptar libremente y contemplar la figura de Jesucristo crucificado, descubrirlo cada día en el gesto de aceptar el dolor. Supone intentar descubrir la bondad del Señor a través del gesto de la solidaridad de ayudar a la gente, de ayudar cada uno al otro. Ser cristiano quiere decir preguntarse cada uno ¿qué quiere Dios de los cristianos de Alepo? ¿cuál es nuestra misión como cristianos frente a lo que estamos viviendo? ¿cómo podemos ayudar a la  población a pesar de lo que está pasando? Tenemos que descubrir la esperanza cada día y descubrir después la resurrección, tras todo el dolor que vivimos. Por último, podemos decir que   supone saber leer los signos de los tiempos porque “somos mártires vivos”, pero tenemos una misión: vivir la fe, la caridad, la solidaridad con toda la gente.

¿Cuáles son los principales modos de persecución a la Iglesia en Siria?

En la última década el número de cristianos ha disminuido en las zonas donde los grupos extremistas islámicos están activos. Los edificios de las iglesias han sido destruidos en muchas partes de Siria durante la guerra. Ahora intentamos volver a la vida pública, pero también el ISIS puede hacerlo en el futuro, y este es nuestro miedo. Gracias a organismos católicos internacionales que han ayudado como Ayuda a la Iglesia Necesitada, que ha ayudado a mucha gente y a la Iglesia de Siria, se han reconstruidos iglesias destruidas. Hay persecución de modo indirecto y me pregunto si las sanciones internacionales impuestas a Siria dañan al Gobierno o daña a la población. Podríamos preguntarnos si esto no es un tipo de persecución. Si EE.UU y Europa quieren que el cristianismo permanezca en Siria, ¿no deberían quitar estas sanciones? Hoy los cristianos están amenazados porque quieren marcharse del país. Y me pregunto, ¿qué diferencia hay entre la amenaza del ISIS y las sanciones internacionales impuestas. Son dos tipos de persecución. Es muy duro lo que estamos viviendo ahora

¿Crecerán las comunidades católicas en Siria?

Las comunidades cristinas sufrieron grandes daños a causa de la guerra y el apoyo de la Iglesia mundial ha sido muy importante para que en el futuro permanezcan los cristianos. Necesitamos este apoyo, si no; no podemos seguir. La pandemia y la crisis económica, el cierre de frontera deja  a la población cristiana a su suerte y el mundo no conoce lo que pasa en Siria. Solo la Iglesia y las fundaciones pontificias saben nuestro sufrimiento y gracias a  ellas podemos mantener la esperanza.

¿Somos conscientes los cristianos de occidente de cómo viven su fe los hermanos sirios?

Creo que no. O sea, los medios de comunicación no reflejan mucho la realidad, por otro lado, el Santo Padre sigue mostrando siempre su cercanía a la comunidad cristiana de Siria y el embajador del Vaticano en Siria, el embajador, el Cardenal Mario Zenari, nos ayuda mucho y trasmite cómo vive la gente cristiana en Siria. Las visitas y los encuentros de parte de la Iglesia de Siria de sacerdotes que vienen del Vaticano o que viven aquí, dan fe de cómo vivimos aquí los católicos. Gracias a la Iglesia católica, al Santo Padre, que siempre reza mucho por nosotros, y orienta a los organismos y fundaciones católicas que nos ayudan. Siempre diré que la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada ha sido la primera y con la presencia más fuerte en Siria. Es el organismo que ha ayudado a jóvenes, a reconstruir las iglesias, siempre con la orientación del Santo Padre. Estamos siempre en oración y, aunque decía que los ciudadanos cristianos de occidente no saben exactamente cómo vivimos, la Iglesia Católica del mundo sabe lo que estamos viviendo y, como signo de esta presencia católica, estas fundaciones pontificias hacen todo lo posible para trasmitir cómo vivimos aquí.

¿Cuál es la vivencia más profunda vivida en su comunidad cristina?

Durante la guerra hubo muchos cristianos secuestrados por el estado islámico y, cuando algunos han sido liberados gracias a Dios, nos dijeron durante la investigación cómo el Espíritu Santo hablaba en ellos. Dieron un testimonio muy fuerte de resistencia delante de gente que no creía en Dios, ante personas que les obligaban a convertirse al Islam. Hay muchas experiencias, como las de sacerdotes misioneros de nacionalidad siria a los que mataron porque defendían a la gente y no querían dejar solas a las personas. Son mártires de fe. Tuvimos años muy duros, terribles, en que muchos cristianos  murieron a causa de las bombas y los ataques. Nos hemos enfrentado a preguntas difíciles de responder a la hora de entender esas muertes: ¿Dónde está Dios?¿Por qué Dios nos dejó solos?

Cada día, la gente sale de su casa y no sabe si volverá a ver a sus familias. Hoy la pobreza es muy dura, hay ancianos cristianos que mueren porque no hay electricidad…soy director de un colegio católico con 300 alumnos, allí se dan clases sin luz eléctrica, sin calefacción; pero seguiremos en misión.

¿Qué aspecto destacaría de la juventud cristiana de Siria?

Miles de jóvenes cristianos en Siria hoy viven esta dura experiencia y, la mayoría de ellos ya no tienen ganas de vivir en este país; son muy inquietos ante su futuro y la mayoría piensa en irse y quieren que la Iglesia esté cerca de ellos. Como sacerdote afirmo que debemos estar siempre a su lado porque el futuro de la comunidad cristina depende de ellos. Han sufrido la muerte de sus amigos, la crisis económica que padecemos. La juventud vive la inseguridad y la presencia de organismos y fundaciones católicas como Ayuda a la Iglesia Necesitada es el único remedio que nos permite seguir viviendo. Las actividades de los jóvenes están financiadas por AIN: campamentos, encuentros, acompañamiento de matrimonios. Estas son razones para la esperanza, para que los jóvenes permanezcan aquí.

La entrada “Ser cristiano en Siria significa descubrir a Jesucristo en el dolor” apareció primero en Diócesis de Córdoba. Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

“La Religión da el enfoque que necesita el alumno para entender las otras asignaturas”

Sofía Cerezo imparte la asignatura de Religión en Secundaria en el...

El Obispo bendice y entroniza una nueva Custodia en Bujalance

La celebración coincidió además con la festividad del Sagrado Corazón de...

Apostolado de la Oración cierra el curso en las Ermitas de Córdoba

Un grupo de miembros del Apostolado compartió una jornada de convivencia...

Enlaces de interés