“Se habla mucho de integración pero se practica poco”

Diócesis de Córdoba
Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

El próximo 13 de febrero tienen lugar en el Palacio de Congresos de Córdoba las terceras Jornadas Interreligiosas para ahondar en la convivencia y la igualdad. Así se presenta esta jornada que reunirá a judíos, evangélicos, católicos y musulmanes. Las terceras Jornadas Interreligiosas se dividirán en cuatro módulos: Igualdad entre religiones; Papel de la espiritualidad para combatir el racismo; Espiritualidad y justicia y Espiritualidad y dignidad personal. El sacerdote católico que nos representa en estas jornadas es el cordobés Antonio Navarro, miembro como consultor de la subcomisión episcopal para las relaciones interconfesionales y diálogo interreligioso

El diálogo interreligioso desafía a una sociedad cada vez más polarizada y enemistada. Así se expresaba usted el pasado año. ¿Sigue teniendo vigencia este titular?

Sigue teniendo vigencia y ha aumentado incluso, si cabe, en el último año. Podríamos poner algún ejemplo, no solamente en la política nacional y en las cuestiones gubernamentales que afectan a nuestro país, sino que a nivel internacional todos conocemos el conflicto que se está dando en Israel y Palestina, en la franja de Gaza, y que ha conllevado una mayor confrontación y buscando incluso a veces la enemistad. He visto que en vez de buscar, de investigar objetivamente el tema, de conocer qué es lo que sucede allí realmente, los distintos partidos e ideologías han aprovechado este conflicto para crear bandos y obligatoriamente te quieren posicionar en un lado o en otro. Con lo cual faltan criterios razonables para afrontar estas cuestiones que ayudarían a solucionar los problemas y hay mucha ideología de por medio que provoca esa sociedad polarizada, y que, incluso los conflictos internacionales provocan polarización en nuestro país entre distintas ideologías y políticas.

¿Es el concepto de igualdad, que va a dominar estas terceras jornadas, hoy un término ideológico?

Habría que matizar que igualdad en sí misma es un concepto y un valor positivo. Se trata de la igualdad de cada ser humano que merece y posee una dignidad por sí mismo independientemente de su pertenencia a una etnia u otra, a una religión u otra, a una clase económica o social u otra. De tal manera que la igualdad en sí mismo es un concepto y un valor positivo a buscar, que nuestro ordenamiento jurídico intenta protegerlo, y también para inculcarlo en la sociedad y a las jóvenes generaciones. Sin embargo, como todo concepto positivo, las ideologías buscan aprovecharse de estos conceptos para imponer su propio pensamiento. Lo tergiversan y buscan el propio beneficio al fin y al cabo. Con lo cual, al final, el término igualdad, en muchos casos, se puede acabar corrompiendo, creando una igualdad que no es realista, que ignora la diversidad del ser humano, las diferencias que hay y no las diferencias en clave jurídica o de derechos, sino diferencias de sexo o cultura y esas diferencias no pueden ser ignoradas ni tampoco convertir la igualdad en una reclamación continua que después no se concreta o que busca enfrentar a la gente o crear bandos.

¿Qué significa igualdad entre religiones en un país donde está garantizada la libertad religiosa?  

La libertad religiosa en nuestro país está garantizada desde el punto de vista constitucional y jurídico. Las leyes lo protegen y también las autoridades deben velar para que esta igualdad entre personas que profesan distintas religiones se respete. Sin embargo, esa igualdad jurídica no siempre es protegida en la práctica. Cada vez nos llegan más casos de burlas hacia personas porque profesan la fe católica en ámbitos públicos, en el trabajo, en instituciones o en la universidad, que me comentaba una alumna que continuamente había profesores del ámbito público que, no solamente hacían un análisis objetivo sobre la religión, sino que había burlas hirientes hacia las personas que profesaran alguna religión tildándolos prácticamente de idiotas por profesar una religión y además amenazándolos de que no son suficientemente objetivos para poder enseñar en el sistema de enseñanza público. He puesto simplemente este ejemplo para mostrar que el hecho de que esté puesto en las leyes no quiere decir que la práctica haya tocado las conciencias y las formas de pensar de la gente.

Por otro lado, en estas jornadas las minorías religiosas de nuestro país, al fin y al cabo el catolicismo sigue siendo la religión mayoritaria, tienen una visión sobre esta cuestión que aún siguen reclamando que ciertos derechos se les concedan. Son reclamaciones, algunas de ellas matizables desde mi punto de vista, en otras llevan razón y para eso celebramos estas jornadas, para que se puedan mostrar públicamente, debatirlas, contra-argumentarlas y llegar a puntos comunes de acuerdo.

Crece el número de personas que llegan cada día a nuestro país buscando un futuro mejor, traen consigo su propio credo. ¿Cómo se debe articular esa convivencia entre religiones?

Lo primero que hay que comentar es que cuando entran personas que profesan otra religión no solamente traen otra religión, sino que traen otra cultura. La religión no es la única pertenencia de una persona, por ejemplo, tú puedes ser musulmán pero la religión islámica es muy variada en sus formas de vivirla, en sus valores o en sus normativas más concretas según sea de Irán, el Norte de África o Indonesia. Todos ellos son igualmente musulmanes, sin embargo, proceden de ámbitos culturales, de estratos socioeconómicos o de ámbitos educativos bajos en muchas ocasiones y de formas de ver la vida y las personas y los derechos muy distintos a cómo hemos alcanzado aquí en Occidente. Por lo tanto, estas personas desde el punto de vista cultural en muchos casos tienen dificultad seria para aceptar ciertos derechos humanos, cuestiones como la familia, la igualdad entre el hombre y la mujer, entre el marido y la esposa, ciertas cuestiones culturales que también tienen un trasfondo religioso, pero no siempre, y por lo tanto a la hora de recibir a estas personas la integración necesaria. Creo que se habla mucho de integración pero se practica poco. Las autoridades hablan continuamente de integración como un valor políticamente correcto, pero después nos los entregan a Cáritas para que lo hagamos nosotros. ¿Qué quiere decir? No hay un interés real por la integración y al final se forman guetos, porque por una visión excesivamente ilusoria o fantasiosa pensamos que estas personas se van a integrar por sí solas y no, necesitan ayuda y no traen nuestros valores, ni traen nuestra visión de los derechos, ni nuestra visión de la relación en igualdad del barón y la mujer y hay que intentar incluirlos en esa visión y eso hace falta un esfuerzo grande, no se consigue mágicamente. Con lo cual, la convivencia entre religiones y entre culturas pasa por un trabajo fuerte de integración y también por una purificación de esas visiones culturales, no se trata de invadirlos culturalmente pero sí de hacerles ver que ciertas cuestiones no son aceptables en nuestro país, donde hay un régimen constitucional, donde hay una democracia y donde también buscamos como fundamento principal la preservación de los derechos humanos.  Hay que inculcar todo esto y tener en cuenta que esto necesita un esfuerzo por parte de todas las instituciones públicas y privadas.

El diálogo interreligioso figura siempre en la agenda de las tres grandes religiones con suficiente intensidad ¿Cómo para comprometer a los fieles en esta tarea?

Hay que matizar siempre al católico, hay que explicarle como primer paso que las otras religiones, que no son el catolicismo, no tienen estructuras unificadoras como sucede en la Iglesia católica. El católico parte mentalmente de sus propias categorías pensando que hay en las otras religiones un Papa, unos obispos que funcionan como estructura de unidad para esa religión. ¿Qué quiero decir con esto? Que la apuesta de la Iglesia católica en su magisterio, en su enseñanza y en su mensaje por el diálogo interreligioso es clara y evidente. Tiene toda una doctrina sobre cómo realizarlo, evitando siempre el relativismo, pero buscando los valores positivos, haciendo presente a Cristo en ese diálogo porque nosotros vamos con nuestra identidad, a la vez que respetando la identidad de los otros y que puedan mostrar sus opiniones y sus valores para así argumentar y dialogar. Siendo así que, por lo tanto, en esa católica hay una apuesta importante y con una doctrina y una hoja de ruta clara. En las otras religiones he observado que esa hoja de ruta a veces ni siquiera existe porque no se ha diseñado y porque tampoco hay una autoridad que unifique. Concretando, las otras dos grandes religiones, que entiendo religiones monoteístas, judaísmo e islam, en el judaísmo, al menos en España, existe una federación que aúna a las comunidades judías, no tiene una autoridad sobre ellas, pero sí es verdad que ejerce bastante de factor aglutinante, y la Federación de Comunidades Judías de España también tiene mucho interés en el diálogo interreligioso. En cuanto al Islam, actualmente hay una gran diversidad e incluso posiciones enfrentadas dentro del Islam español. Las organizaciones e instituciones islámicas, algunas son favorables, en este caso Junta Islámica, que es la asociación Islámica que colabora con nosotros en las jornadas, es muy favorable, pero otras no lo son tanto, no quieren participar o incluso hablan en contra del diálogo entre religiosos. Con lo cual dentro del Islam la postura es muy variada porque no existe un único modelo de musulmán, sino que existen distintas asociaciones y cada una tienen su opinión y su forma de ver este tema.

La inscripción es gratuita y puede hacerse a través del siguiente enlace

La entrada “Se habla mucho de integración pero se practica poco” apareció primero en Diócesis de Córdoba. Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

“Pon un niño a tu mesa” para colaborar con los misioneros de Picota

Los sacerdotes Antonio J. Reyes y Nicolás Rivero piden la colaboración...

Nuevo encuentro formativo entre catequistas y educadores cristianos

La formación se desarrollará el 17 de abril en Pozoblanco y...

Lunes, 15 de abril

Dossier de prensa diario elaborado por la Delegación diocesana de Medios...

Enlaces de interés