“Efecto ser humano”

Manos Unidas, campaña 2024
“Efecto ser humano”

Manos Unidas trabaja todo el año. Es una ONG de la Iglesia Católica, que busca el
desarrollo integral de la persona humana en lugares donde apenas llegan recursos. Se
trata de alargar nuestra mano y nuestro corazón hacia los pobres más pobres de la tierra.
Ya durante todo el año alargamos nuestro corazón y nuestro bolsillo hacia los pobres de
nuestro entorno, pero estos son pobres de otra categoría. Manos Unidas se dirige a
lugares y comunidades en donde una pequeña ayuda puede suponer mucho para el
desarrollo de tales personas. En esta semana, Manos Unidas concentra todos sus
esfuerzos para llamarnos la atención sobre esta realidad que miramos con ojos
cristianos.
Este año, el lema se fija en la dimensión ecológica del desarrollo: “Efecto ser
humano”. La falta de agua para los campos por la contaminación irresponsable de la
industria, la escasez de agua potable para el consumo humano, las materias primas, la
ganadería, la educación de los niños y los adultos, especialmente de la mujer, son
necesidades primarias a las que Manos Unidas presta atención. Los destrozos que se
hacen en la creación no son anónimos, tienen nombre. Son fruto de irresponsabilidad o
de egoísmo, cuando se busca el fruto directo sin pensar en las secuelas indirectas, que
destrozan la naturaleza y ralentizan el desarrollo.
Cambiar el mundo está en manos del hombre, no será fruto de la casualidad o de las
fuerzas brutas de la naturaleza. Este mundo Dios lo ha creado por amor y se lo ha dado
al hombre como expresión de su amor para que lo cuide y sirva al hombre en su
supervivencia y crecimiento. El hombre es virrey de la creación, el rey es Dios, su
creador. Y la Iglesia nos enseña continuamente en su doctrina social que la naturaleza
creada debe ser cuidada con mimo por ser un regalo de Dios creador. Cuando el hombre
se olvida de Dios, también en este campo, se producen catástrofes naturales casi
irreversibles. Ahí tenemos los destrozos de abuso de la naturaleza, que suelen pagar los
más pobres de la tierra.
La campaña de este año, inspirada en la encíclica del papa Francisco Laudato sì, quiere
mentalizarnos de que el cambio del mundo en el uso de la naturaleza creada debe
protagonizarlo el hombre. El efecto humano que en tantos desastres es determinante,
tiene que ser determinante también en la recuperación de esa naturaleza y ponerla al
servicio del hombre. El hombre puede respetar la naturaleza creada, el hombre puede
recuperarla para el servicio del hombre, y así dar gloria a Dios. El hombre, para destruir
no necesita la ayuda de Dios; el hombre para construir y hacerlo todo nuevo necesita
constantemente la ayuda de Dios. Por eso, en la campaña de Manos Unidas se nos invita
a la oración, para que entremos en esa órbita de la acción de Dios que trabaja con la
colaboración humana.
Agradezco a todos los que trabajan en este campo de Manos Unidas en nuestra diócesis
de Córdoba, y lo hacen durante todo el año. Inventan e maginan actividades en todas las
épocas con tal de alcanzar fondos para los proyectos de Manos Unidas. En el ejercicio
económico de 2023 han superado el millón de euros, que va íntegramente a los pobres
más pobres de la tierra. Gracias, seguid en esa dirección.

La aportación que hacemos a Manos Unidas no sea futo de lo que nos sobra, sino del
ayuno voluntario con el que aportamos dinero y sacrificio. La campaña nos recuerda
siempre que lo más agradable a Dios es nuestra conversión y nuestro ayuno. De ahí sale
la limosna. En un mundo que nos incita continuamente a consumir y a gastar, Manos
Unidas nos invita a privarnos de algo para darlo a los más pobres. Seamos generosos.
Recibid mi afecto y mi bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Contenido relacionado

“Aquí estoy, Señor, hágase tu voluntad”

XXVIII Jornada de la Vida Consagrada El 2 de febrero celebramos la...

Enlaces de interés