“La experiencia misionera estuvo rodeada de alegría”

Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

Pablo Jesús González participó en la misión hace dos años y sueña con volver a vivir la experiencia

¿Cómo surgió la idea de realizar un tiempo de voluntariado en Picota?

Para intentar explicar los motivos que me llevaron a realizar una experiencia misionera (expresión que sería más acertada que “voluntariado”), tendría que hacer referencia a mis padres. En este sentido, la integración de mis padres en la Delegación de Misiones de Córdoba ha sido un claro reflejo a lo largo de mi vida, hasta el punto de llegar a participar en el grupo de formación misionera de jóvenes, que estaba coordinado por la Delegación de Misiones de Córdoba.

Esta íntima relación con la Misión, promovida principalmente a través de mis padres, hace despertar una cierta curiosidad por la posibilidad de realizar una experiencia misionera lo cual se consolida, primero, por el aprendizaje de qué significaba realmente esta experiencia (a diferencia de un voluntariado) y, segundo, por los testimonios y la alegría de aquellas personas que ya lo habían hecho.

¿Qué recuerdas de aquella experiencia misionera?

Casi dos años después de haber vivido aquella experiencia, mis recuerdos acerca de la misma siguen persistiendo con total claridad, así como las ganas de volver a vivirla. Los sentimientos, emociones y pensamientos que resurgen cuando pienso en aquella experiencia se clasifican en dos bloques: por un lado, la alegría que rodeó en todo momento aquella vivencia y, por otro lado, todas aquellas enseñanzas y lecciones que me transmitieron aquellas personas que formaron parte de mi experiencia en Picota (entre otros, los sacerdotes, las monjas de distintas congregaciones, mis compañeros de viaje y, sin duda, nuestros hermanos de Picota, que en todo momento nos acogieron con los brazos abiertos).

¿Qué te enseñó la gente que te encontraste allí?

Una cosa en común que encontraba en aquellas personas es el deseo de Dios que se reflejaba en dos aspectos muy importantes: cómo apreciaban y agradecían la presencia del sacerdote y el deseo de poder participar en la Eucaristía, que en algunos casos sólo era posible tres o cuatro veces al año. Esta actitud me hizo reconocer que estaba tan acostumbrado que no había valorado lo afortunado que era ante la posibilidad de poder asistir cada domingo a la celebración de la Eucaristía.

¿Cómo cambió tu vida al volver a tu vida cotidiana?

Esta experiencia misionera ha supuesto una nueva perspectiva en mi día a día. Como contaba anteriormente, ha conseguido que valore de otra manera ciertas cosas, otorgándole la relevancia que realmente tienen, principalmente, la importancia de la Eucaristía en mi vida. Todo ello se traduce en un sentimiento de alegría, la necesidad de compartir mi alegría, mi Fe, con la gente de mi alrededor.

¿Mantienes todavía vinculación con la misión diocesana?

Aunque no mantengo una vinculación diaria con la misión Diocesana de Picota, sí que estoy informado de las novedades que se desarrollan en la misma a través de las redes sociales, con la plena ilusión de que Dios vuelva a ponerla en mi vida.

La entrada “La experiencia misionera estuvo rodeada de alegría” apareció primero en Diócesis de Córdoba. Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Comienza la exposición de la Quinta Angustia

Con motivo del X aniversario de la fundación de la Hermandad...

Los sorprendentes datos de Córdoba en Obras Misionales Pontificias

La edición digital de “Iglesia en Córdoba” recoge la memoria de...

Una ley para la muerte

La ley orgánica 3/2021 de 24 de marzo de 2021 legaliza...

Enlaces de interés