“Estamos a su lado para acompañarles cuando nos necesiten”

Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

Entrevista a Carmen Nevado Gómez, directora de la Residencia san Juan de la Cruz de Córdoba.

-¿Cuál es el origen de la residencia de mayores que gestiona?

La Residencia San Juan de la Cruz pertenece a la Obra Pía Santísima Trinidad. Fue un proyecto que llevó a cabo con mucha ilusión y grandes dificultades, el entonces párroco de la Trinidad y hoy Obispo auxiliar de Sevilla, Don Santiago Gómez Sierra. Se inaugura en el año 2003 por el entonces Obispo de Córdoba, Don Juan José Asenjo Pelegrina y en ella se integraron mayores de las residencias María Magdalena y San Fernando que fueron fundadas en su momento por D. Antonio Gómez Aguilar.

-Cuéntenos algunas características del edificio que ocupan y sus prestaciones…

La residencia está situada en la calle Buen Pastor, en el barrio de la Judería, en un edificio histórico del siglo XVI, en el cual en el año 1586, San Juan de la Cruz fundó el convento de frailes Carmelitas Descalzos en Córdoba. En 1614 el convento de San Roque se vende a los Carmelitas Calzados. Se crea un colegio de estudios de Teología que tuvo una existencia de más de doscientos años. En 1822 el edificio es expropiado a la Orden y se vende a un particular. En 1823 vuelve a ser recuperado por los Carmelitas Calzados hasta que en 1835 se produce la desamortización definitiva restableciendo en la propiedad a los herederos del anterior propietario. En 1886 los clérigos Manuel y Benito Míguez, cumpliendo la voluntad testamentaría de su hermano Ricardo, Vicario General del Obispado de Córdoba, compran el inmueble y fundan la casa-asilo Buen Pastor, de cuya gestión se encargan las religiosas Filipenses. En 1997 tras trasladarse las religiosas al inmueble contiguo, el Obispado cede el uso de la casa a la Obra Pía Santísima Trinidad, que acomete una importante obra para fundar la residencia, que se inaugura el 16 de Octubre de 2003.

-¿Qué número de personas atienden normalmente? ¿Qué tipo de cuidados reciben?

En el centro hay que diferenciar la Residencia con capacidad para 82 mayores y la Unidad de Estancia Diurna, en la que contamos con diez plazas. A los mayores, dependiendo de las necesidades de cada uno, se les presta una atención interdisciplinar desde las áreas de enfermería, psicología, fisioterapia, animación sociocultural o terapia ocupacional procurando su bienestar en el centro, sin olvidar la atención espiritual a cargo de los sacerdotes y de los equipos de pastoral de la residencia y de la parroquia de la Trinidad

-¿Hay algún perfil que defina a todos ellos o a la mayoría?

La mayoría de nuestros mayores presentan un alto grado de dependencia funcional o cognitiva, teniendo un alto porcentaje de enfermos de alzheimer u otras demencias

-¿Cuentan con plazas concertadas? ¿Tienen algún tipo de ayuda pública?

Contamos con 82 plazas en la residencia, de las cuales 56 están concertadas con la Junta de Andalucía. En cuanto a la unidad de estancia diurna, seis de las diez plazas también son de concierto

Contamos con las subvenciones anuales a cargo de la asignación tributaria del 0.7% del IRPF y subvenciones en materia de personas mayores de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía

-¿Con cuanto personal cuentan y qué cualificación tienen? Además de la atención a los mayores y la creación de empleo, ¿qué otras funciones sociales creen que realizan en la actualidad?

Tenemos 52 trabajadores en el centro, aparte de los compañeros del centro de gestión que trabajan para las dos residencias de la Obra Pía. El mayor número de ellos corresponden a auxiliares de enfermería, o trabajadores de administración y servicios, pero contamos también con diplomados universitarios en enfermería, animadora sociocultural, psicóloga, fisioterapeuta, y terapeutas ocupacionales con el objetivo de potenciar, cada uno desde su área, las capacidades cognitivas o funcionales de nuestros mayores

Desde aquí quiero aprovechar para agradecer el gran trabajo del voluntariado hace en la residencia y el compromiso y cariño con el que acompañan a los residentes.

Ofrecemos la residencia para la realización de prácticas de distintos centros dando la oportunidad de adquirir experiencia especialmente a personas de colectivos desfavorecidos e inmigrantes, que puedan facilitarle la obtención de un puesto de trabajo.

-La labor asistencial es muy importante, pero la soledad es el mal de nuestro tiempo, ¿Qué acompañamiento (pastoral y humano) dispensan ustedes a los mayores?

En nuestras residencias cuidamos mucho la atención espiritual a los mayores, respetando siempre las necesidades de cada uno. Tenemos una amplia programación pastoral (Eucaristías, Comunión diaria, catequesis….) . Las distintas actividades cognitivas o funcionales del centro se adaptan a los tiempos Eucarísticos y contamos con la atención de nuestro párroco, D. José Juan Jiménez Güeto, del capellán del centro, D. Eke y de la inestimable ayuda del equipo de pastoral de la salud de la parroquia de la Trinidad al frente del cual está D. Antonio Torralbo. Programamos actividades de acompañamiento y atención individualizada a los mayores que más lo necesitan para procurar siempre que su estancia en el centro sea lo más agradable y se sientan escuchados y acompañados.

-Al final de la vida, las necesidades son muchas, transmitir la dignidad de toda vida forma parte de vuestro trabajo ¿cómo lo lleváis a cabo?

Valorando al ser humano en su plenitud en cualquiera de sus debilidades, reforzando su autoestima y concienciándoles de que siguen siendo valiosos a pesar de las enfermedades y dificultades que atraviesan al final de la vida. Intentamos acompañarles desde la fe, haciendo que no se sientan solos, que sepan que estamos a su lado para acompañarles cuando nos necesiten, para cubrir sus necesidades y sobre todo para reforzar su esperanza resaltando la experiencia de Dios en sus situaciones de debilidad.

-En su opinión, qué diferencias encontramos entre un centro de inspiración cristiano y otro que no lo sea.

El carácter católico de la Obra Pía Santísima Trinidad nos imprime los valores inherentes al Evangelio: darse a los demás y hacer por las personas que cuidamos todo lo que esté en nuestras manos teniendo como imagen a Jesucristo, sin esperar nada, con un trato cordial, respetuoso y alegre. Creemos en lo que hacemos y lo hacemos con entusiasmo.

Ofrecemos a las personas mayores y a sus familias el cuidado y la atención necesarios para ayudarlas en el ámbito físico, psíquico, emocional y espiritual, preservando su dignidad a la luz del Evangelio y de la doctrina social de la Iglesia.

-¿Cómo definiría la relación que une al personal de la residencia con los trabajadores que prestan servicio?

La vulnerabilidad de los mayores es un campo donde aplicar las Bienaventuranzas y trabajando por mantener su dignidad, siguiendo el camino y los pasos de Cristo, los trabajadores podemos crecer también en nuestra dignidad personal.

La relación de los trabajadores del centro con los mayores y con sus familias es una relación muy cercana ya que nuestras residencias son centros abiertos sin horario de visitas en donde pretendemos construir una gran familia en donde los mayores, sus familiares y los trabajadores trabajemos juntos por construir un hogar que todos sientan su casa.

Contenido relacionado

En el martirologio cordobés celebramos a San Adolfo y San Juan. También es la...

Mártires cordobeses del siglo IX. El sacerdote Manuel Nieto Cumplido en...

Comienza el Jubileo Carmelita en Aguilar de la Frontera

Con la apertura de la Puerta Santa el obispo inaugurará el...

La relación Eucaristía y martirio

La forma más antigua y típica del culto a los mártires...

Enlaces de interés