El Papa promulga el decreto de canonización del beato Nicolás María Alberca

Diócesis de Córdoba
Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

El Papa promulga el decreto de canonización del beato Nicolás María Alberca

El beato Nicolás, nacido en Aguilar de la Frontera, forma parte de la causa de canonización de Beato Emanuele Ruiz y 7 compañeros

El jueves 23 de mayo, el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia al Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos y  lo ha autorizado a promulgar los Decretos relativos a las causa de canonización de Beato Emanuele Ruiz y 7 Compañeros, de la Orden de los Frailes Menores, de la que forma parte el beato aguilarense Nicolás María Alberca uno de los franciscanos martirizados en Damasco en 1860.

Con este decreto, se aprueba la canonización del mártir cordobés que fue solemnemente beatificado junto a siete compañeros por el papa Pío XI el 10 de octubre de 1926, dentro de las fiestas conmemorativas del VII centenario de la muerte de san Francisco de Asís. El  papa convocará un consistorio para fijar las fechas de las canonizaciones aprobados.

Historia de un martirio

Los días 9 y 10 de julio de 1860, un grupo de milicianos drusos, animados por un odio radical antirreligioso, llegó desde el Líbano directamente a Siria, devastando la ciudad de Damasco y extendiendo la causa de destrucción y muerte. El objetivo principal del odium fidei era toda la comunidad cristiana residente en la ciudad, y en particular el convento y la iglesia francesa de San Paolo.

Nicolás María Alberca Torres. Nacido el 10 de septiembre de 1830 en Aguilar de la Frontera (España), había ingresado en 1856 ingresó en los Frailes Menores Observantes y fue ordenado sacerdote el 27 de febrero de 1858. Llegó a Damasco en 1859, donde fue martirizado.

A principios de 1859, el beato Nicolás María Alberca, recibió la noticia de que tenía que partir a Tierra Santa. Por la premura de tiempo, no pudo ir a despedirse a Aguilar de la Frontera de su madre y familiares. De Priego salieron los misioneros en dos grupos los días 11 y 12 de enero. El día 25 embarcaron en el puerto de Valencia, y el 19 de febrero llegaron al puerto de Jaffa y dos días después entraban en la ciudad de Jerusalén.

Recorrió, según costumbre, los santuarios confiados al cuidado de la Orden franciscana. Pasada la Semana Santa fue destinado a Damasco para estudiar la lengua árabe, junto con dos compañeros de navegación: Nicanor Ascanio y Pedro Soler. Allí se encontraban sus futuros compañeros de martirio: los padres Manuel Ruiz, superior; Carcelo Bolta, párroco; Engelberto Kolland y los hermanos Francisco Pinazo y Juan Jacobo Fernández. Todos españoles, menos el padre Engelberto que era austríaco. La persecución comenzó en las montañas de Líbano con bandas fanáticas que entraron en los poblados cristianos y  amenazaban a los cristianos de Damasco. Los religiosos rubricaron con el martirio la doctrina que habían enseñado. Nicolás María era el más joven de todos los religiosos. Le faltaban dos meses para cumplir los treinta años.

Repique de campanas en la parroquia donde fue bautizado 

En Aguilar de al Frontera, la publicación del decreto de canonización del Santo Padre ha llenado a todos de alegría. En la localidad cordobesa sigue habiendo descendientes del beato por eso la noticia de su canonización “nos llena a todos de alegría, al ver como un hijo de nuestro pueblo llega a lo más alto del cielo”, señala el párroco de Aguilar de la Frontera, Pablo Lora. El beato fue bautizado en la parroquia de Santa María del Soterraño. En la pila bautismal se pueden leer los datos principales de su vida y martirio; una parroquia cuyas campanas han repicado al conocer la noticia.

Las Carmelitas descalzas de Aguilar conservan sus cartas y sus textos con repetidas referencias a devociones del pueblo de Aguilar de la Frontera  como la Virgen de la Antigua o Jesús Nazareno. En estas misivas describe su añoranza y resalta su deseo de volver “para rezarle cada viernes como es costumbre en nuestros pueblo”, describe el sacerdote,  que destaca como la noticia de su canonización junto a otros 7 compañeros representa “un día de gozo y de satisfacción para nosotros, que cada año celebramos los cultos en su honor en la asociación que lleva su nombre”.

Biografía

El beato Nicolás María Alberca nació en Aguilar de la Frontera el 10 de septiembre de 1830, en el seno de un hogar profundamente cristiano. Cursó las primeras letras en su pueblo, pero terminada la instrucción primaria se puso a trabajar, ya que la economía familiar era precaria. Comenzó de dependiente de un comercio, pero tal menester no le permitía atender sus prácticas de piedad, y lo dejó y se dedicó a las tareas agrícolas, ayudando a su padre y luego a un tío suyo.

Frecuentaba los sacramentos y leía asiduamente el Año Cristiano, se entusiasmaba por las vidas de los santos, y especialmente por las gestas de los mártires. Deseaba ser sacerdote, pero la situación económica de la familia le impedía cursar los estudios eclesiásticos. Tampoco podía ingresar en una orden religiosa, ya que estaban suprimidas en España a raíz de la Ley de Desamortización de Mendizábal.

Por consejo de su confesor ingresó en el noviciado de los Hermanos del Hospital de Jesús Nazareno de Córdoba. En atención a sus relevantes cualidades profesó antes del tiempo reglamentario y poco después el mismo Hospital lo envió a Madrid, a representar sus intereses. Allí vivió algo más de dos años. De principios de 1854 hasta julio de 1856. El 22 de julio de 1854 fue admitido en la Escuela de Cristo, institución que tenía como fin promover la santificación de sus miembros, mediante el cumplimiento de la voluntad de Dios.

Durante su estancia en Madrid se estaba gestando el abrir un convento franciscano para surtir de religiosos a Tierra Santa. El 13 de julio de 1856 se tomaba posesión del convento de Priego (Cuenca). Entre los asistentes se encontraba Nicolás María Alberca. Al día siguiente comenzaba el noviciado con otros cuatro compañeros. Al año siguiente hizo la profesión religiosa. En noviembre de 1857 empezó los estudios de Filosofía. Recibió el subdiaconado en septiembre de 1857; el diaconado en diciembre del mismo año y el presbiterado el 27 de febrero de 1858. El día 19 de marzo inmediato celebró su primera misa.

Fuente: Real Academia de la Historia

Otros decretos del 23 de Mayo

Durante la Audiencia el Sumo Pontífice también autorizó al mismo Dicasterio a promulgar los Decretos relativos a el milagro atribuido a la intercesión del beato José Allamano, sacerdote fundador del Instituto de las Misiones de la Consolata; nacido en Castelnuovo Don Bosco (Italia) el 21 de enero de 1851 y fallecido en Turín (Italia) el 16 de febrero de 1926 y el milagro atribuido a la intercesión del Beato Carlo Acutis, Fiel Laico; nacido el 3 de mayo de 1991 en Londres (Inglaterra) y fallecido el 12 de octubre de 2006 en Monza (Italia), entre otros.

 

 

 

 

La entrada El Papa promulga el decreto de canonización del beato Nicolás María Alberca apareció primero en Diócesis de Córdoba. Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

La Virgen de los Remedios recorre las calles de Aguilar

Miles de devotos acompañaron a la Virgen el pasado fin de...

Ocho representantes de Córdoba participan en la XXI Asamblea de Pastoral Penitenciaria

Mons. José Ángel Saiz Meneses, arzobispo de Sevilla, fue el encargado...

Las Reales Escuelas Pías de la Inmaculada, en El Espejo de la Iglesia

El tiempo ordinario vislumbra ya el descanso veraniego esperado por todos,...

Enlaces de interés