Cartas del diablo a su sobrino

Diócesis de Córdoba
Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

El sacerdote de la diócesis de Córdoba Adolfo Ariza nos introduce esta historia contada por C. S. Lewis

Por Adolfo Ariza

Cuenta C. S. Lewis que en los inicios de su camino hasta llegar a la fe descubrió que “un joven ateo no puede defender su fe con demasiado rigor” puesto que “el peligro le espera en cada esquina”. De hecho, si ese joven ateo se examina “seriamente con un propósito práctico” podrá descubrir, entre otras cosas, “un zoológico de lujurias, un manicomio de ambiciones, una guardería de miedos, un harén de odios mimados”, cuyo nombre es “legión”. Y eso es un peligro para el joven ateo y su, a veces, recalcitrante fe. Lo paradójico del argumento y de la visión de Lewis es una constante en el pensamiento de este autor. De ahí que emplee la paradoja del Diablo-Maestro que instruye al Diablo- Discípulo (además sobrino) para adentrarnos en lo que tiene de verdadera sabiduría el entender la vida cristiana como una lucha contra el “Tentador” y “sus asechanzas”.

Se percibe esa sabiduría cuando invita a tener muy presente el engaño del Diablo al tratar de que nos mantengamos en el deseo de una Iglesia que “siga siendo pequeña, no sólo para que los menos hombres posibles aprendan a conocer al Enemigo [adviértase la paradoja], sino sobre todo para que los que se vuelvan hacía él se coloquen en ese estado de exaltación enfermiza y de fariseísmo agresivo característicos de una sociedad secreta o de una pandilla”.

Se percibe también esa sabiduría cuando hace ver, por un lado, el uso de una táctica tal como concentrar la atención del “supuesto tentado” en la vida interior, distrayéndolo así de “sus deberes más elementales” para dirigirlo hacia “las tareas más elevadas y más ‘espirituales’”, y llevándolo así “hasta el punto de que pueda hacer su examen de conciencia durante una buena hora sin descubrir ni una sola de las culpas que saltan a la vista de cualquiera que haya vivido bajo su mismo techo o haya trabajado en su misma oficina”.

Es muy oportuno, más en estos tiempos que corren, recordar con C. S. Lewis y “sus siniestros personajes” que el Tentador es muy “favorable a un apostolado muy activo, siempre que no sea el de la caridad”. Para el Tentador todo es tan sencillo como procurar que el “tentado conceda más importancia a las reuniones, a los panfletos, a la política, a los movimientos, a la causas y a las cruzadas que a las oraciones, a los sacramentos y al amor al prójimo”.

 

La entrada Cartas del diablo a su sobrino apareció primero en Diócesis de Córdoba. Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Vicente Martín y José Antonio Álvarez, nuevos obispos auxiliares de Madrid

Los nombramientos los ha comunicado la Nunciatura Apostólica a la Conferencia...

¿Qué hace falta para ser padrino?

Ante un Bautismo, Confirmación o Matrimonio, suele surgir esta pregunta. En...

Cursillos de Cristiandad celebra en Córdoba 24 horas ante el Señor

La jornada de Adoración comenzó el viernes, 19 de abril, a...

Enlaces de interés