Todos con Lorca

Mensaje del Obispo de Cartagena, Mons. Lorca Planes, para agradecer las muestras de solidaridad y caridad con los afectos por el seísmo.

Sean mis palabras blancas y largas banderas que, con el favor del viento de la fe, lleguen hasta ti, en señal de agradecimiento por las muestras de solidaridad y caridad. Todos sabéis lo que hemos vivido en estos dos meses pasados con el terremoto en Lorca, mucho sufrimiento, dolor y lágrimas, pero también nos ha visitado el amor samaritano de tantos hombres, mujeres y generosas instituciones, que de mil formas, poniendo a trabajar la imaginación, se han solidarizado con nosotros. Por esto os estamos agradecidos.

La dramática noticia, que ocupó primeras páginas y abrió todas las noticias de TV y radio en los medios de comunicación, puede haberse oscurecido, aparece poco, en contadas ocasiones, pero en Lorca no se han acabado las preocupaciones, es imposible que pasen tan rápidas, cuando arrastran tras de sí la problemática de tantas personas, de tantas familias… No podemos dejar de preocuparnos por los que están viendo cómo demuelen sus casas. La información de hoy dice que los bloques de la Residencia San Mateo los derriban, esto supone que unas 80 familias más han perdido su vivienda y así todos los días… ¿cómo olvidarnos de ellos? Yo lanzo este grito de SOS todo lo alto que puedo, aunque soy consciente que las respuestas siempre vienen lentas para los que tienen sus comercios destruidos, y con ellos, su medio de vida; para los que todavía están con familiares o buscando alquilar un piso, sin conseguirlo… ¿dónde metemos los lamentos, dónde la angustia de los lorquinos? Callarla no puedo, ojalá mis banderas blancas de nieve y de ilusiones llegaran al Gobierno de España y a toda Europa para que aceleren los protocolos y sean rápidas, como el AVE, las soluciones.  De la paciencia para reconstruir ya nos encargamos todos nosotros, que esperar con la seguridad de la confianza es otra cosa.

Venid a Lorca, visitad una ciudad que quiere reconstruir su vida y su ritmo, ved con vuestros propios ojos que todos los templos están cerrados y rotos, que también la familia de la fe sufre el mismo dolor; observad la desolación de los solares, ahora sin vida y sin rastro de recuerdos y no lloréis con nosotros, tendednos, mejor, vuestras manos.

+ Obispo de Cartagena
Jose Manuel Lorca Planes 

Contenido relacionado

Otra lección de Nuestro Señor

Después de leer el Evangelio este domingo, podríamos decir: pues, ¡comenzamos...

Enlaces de interés