Nuestro estilo es servir

Carta Pastoral del Obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.

¡Qué belleza y qué claridad muestra la Palabra de Dios de este domingo! El mensaje va directamente al centro de nuestro ser, allá donde no hay posibilidad de autoengaño, donde inmediatamente produce la reacción más auténtica, aunque después intentes revestirla, pero tú conoces perfectamente lo que Dios quiere de ti. Jesús sabía el Plan del Padre sobre él: que su camino no iba a ser glorioso, de triunfo fácil, más bien lo que le espera es una vida de servicio total, de humillación hasta olvidarse de él mismo, de dolor y muerte… y Jesús lo acepta. Pero, cuando se lo explica a los discípulos, Pedro reacciona rápido, porque no encajan esas cosas con su mentalidad mundana. Ahí es cuando el Señor se pone muy serio, ya que ha intentado apartarle del Plan de Dios, cosa que solo hace Satanás.

En la primera lectura se hace un canto al profeta Isaías, como el Siervo de Yahveh que ha confiado firmemente el Dios, que ha manifestado su decisión de no apartarse de su Voluntad, se presenta como oyente fiel de la Palabra y anunciador de la misma, dentro de una vida difícil, dolorosa, sometido a las injurias y violencia de los hombres. Pero ha decidido no ponerle resistencias a Dios, porque sabe que le defenderá y le dará la seguridad que necesita. Ha decidido superar el miedo a hablar, agarrarse fuerte a Dios y anunciar su Palabra con valentía, porque se siente arropado por Él. En este personaje, en el Siervo de Yahvéh, ya está adelantándose la imagen de Cristo.

La Palabra nos da motivos más que suficientes para revisar nuestro estilo de vida, nuestra respuesta a Dios, más si leemos atentamente lo que nos dice Santiago, cuando nos exige una fe sincera, con obras, activa y como respuesta al amor. La fe que no va acompañada de este estilo que hemos visto está muerta. Naturalmente que esto nos debe llevar a todos, en primer lugar, a una sincera conversión.

El estilo está claro, lo hemos visto en el Siervo de Yahveh y en Jesús, ahora cada uno vea su conversión. Nuestra vida de fe debe estar apoyada en la caridad, en la experiencia de ser de Cristo, pero, como dice el Papa, con «un testimonio valiente y lleno de amor al hombre hermano, decidido y prudente a la vez, sin ocultar su propia identidad cristiana, en un clima de respetuosa convivencia con otras legítimas opciones y exigiendo al mismo tiempo el debido respeto a las propias».

Dios os bendiga.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Contenido relacionado

Otra lección de Nuestro Señor

Después de leer el Evangelio este domingo, podríamos decir: pues, ¡comenzamos...

Enlaces de interés