Los laicos celebran en Pentecostés el Día del Apostolado Seglar y Acción Católica

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

Militantes de distintas asociaciones laicales de la Iglesia y de los diferentes movimientos de Acción Católica celebraron juntos el domingo, en la parroquia de Cristo Rey de Murcia, la Solemnidad de Pentecostés, el día en el que se festeja el Día del Apostolado Seglar y de Acción Católica.

A las 12:00 horas comenzaba la Eucaristía presidida por el Obispo de la Diócesis de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca, acompañado por el Vicario de la Zona Caravaca-Mula y consiliario de Acción Católica, D. Jesús Aguilar; el Delegado de Apostolado Seglar, D. Antonio Sánchez; y otros sacerdotes, entre ellos el párroco de Cristo Rey, D. Salvador Soler.

Durante la homilía, Mons. Lorca Planes animó a todos los laicos a seguir trabajando activamente en la Iglesia no como meros espectadores, sino como actores «con una actividad profunda y responsable dentro de la Iglesia y con la misión de llevar la salvación a los demás, ayudados siempre por la fuerza del Espíritu Santo, para poder hablar de las cosas del Señor incluso en los ambientes más adversos». El Sr. Obispo explicó que el laico está llamado a promover la dignidad y la libertad de la persona y la defensa de la vida; a decirle al mundo la importancia que tiene el valor de la familia; y a ser testigo de la caridad.

Al término de la Eucaristía, Dª Rosa María Francés, presidenta diocesana de HOAC, dio lectura de una declaración final del encuentro, en la que reafirmó el compromiso de los laicos presentes a vivir la fe cristiana en medio del mundo como cristianos adultos, empeñados en vivir y anunciar el mensaje liberador de Jesús de Nazaret y del Evangelio, especialmente entre los más pobres y excluidos. «Nuestros carismas son los carismas de la Iglesia; nuestra presencia es la presencia en el compromiso por construir el Reino de Dios. El apostolado seglar, la Acción Católica, son realidades que están vivas. En la frontera. Y no estamos solos, porque la fuerza del Espíritu nos alienta cada día a vivir con alegría la llamada del Evangelio», explicó Francés.

Contenido relacionado

Enlaces de interés