En la solemnidad de la Inmaculada, el obispo pidió oración por los seminarios

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

Mons. Lorca Planes visitó la plaza de Santa Catalina con motivo del día de la patrona de España antes de la celebración eucarística en la catedral.

Como cada 8 de diciembre, la plaza de Santa Catalina de Murcia acogió la tradicional ofrenda floral en honor a la Virgen bajo la advocación de la Inmaculada Concepción de María, en el monumento de 1952. Este año, con motivo de la situación extraordinaria causada por la pandemia, el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, acompañado por el cabildo de la catedral, acudió a la cita antes de la celebración de la Eucaristía. Pese a la lluvia, decenas de fieles aguardaron bajo los paraguas la llegada del obispo, en un ambiente de oración que acompañaba las ofrendas florales que los murcianos fueron depositando a los pies de la imagen inmaculista durante toda la mañana.

Tras la ofrenda, el tempo catedralicio acogió la celebración eucarística bajo la custodia de la Virgen de la Fuensanta engalanada de azul. La Misa fue presidida por Mons. Lorca, acompañado por el arzobispo emérito de Burgos, Mons. Francisco Gil Hellín, y el cabildo de la catedral.

Durante la homilía, Mons. Lorca destacó el papel extraordinario de María en la historia de la salvación, como madre e intercesora: «La tarea de María es que recuperemos nuestra convicción de hijos de Dios. Tenemos delante a nuestra Virgen de la Fuensanta que nos acerca al corazón de su Hijo». Al mismo tiempo, señaló que el sacramento de la Reconciliación ha dado respuesta al misterio de la Encarnación. «Si reconocemos que Dios ha preservado a su Madre de todo pecado, no podemos olvidar que el milagro más grande lo ha hecho el Señor con cada uno de nosotros cada vez que reconocemos que somos pecadores, que le pedimos perdón y recibimos su misericordia».

Con motivo del Día del Seminario, que se celebró en la solemnidad de la Inmaculada, el obispo quiso también pronunciarse con una llamada a la colaboración y a la oración: «A la Virgen Inmaculada le pedimos hoy por todos los seminaristas. Siempre hemos celebrado este día en la solemnidad de san José, pero estas circunstancias nos han llevado a cambiar de fecha. Acuérdense del seminario, no solamente de los seminaristas, sino también de sus formadores y de mí para que nunca nos falte el auxilio de la Palabra, de los sacramentos y de la caridad».

Contenido relacionado

La UMU firma un convenio de colaboración con la Diócesis de Cartagena

Los jóvenes de la Pastoral Universitaria dispondrán de un espacio en...

Proyecto Amor Conyugal realizará un nuevo retiro en la Diócesis

El movimiento Proyecto Amor Conyugal (PAC) realizará un retiro para matrimonios...

Enlaces de interés