El Obispo de Cartagena preside la Eucaristía en memoria de las víctimas de los atentados del 11-M

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

Esta mañana se ha celebrado una Eucaristía en la Catedral de Murcia presidida por el Obispo de la Diócesis de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, en recuerdo de los fallecidos y víctimas de los atentados terroristas perpetrados en Madrid hace ya una década. A la celebración han asistido miembros de las diferentes asociaciones de víctimas del terrorismo; autoridades regionales y locales, y miembros de los cuerpos de seguridad del Estado.

El Sr. Obispo, durante la homilía, ha pedido al Señor consuelo y fortaleza para los familiares que cada día recuerdan con dolor a quienes perdieron en la barbarie; fuerza y valor para los hombres y mujeres de los cuerpos de seguridad del Estado; y tenacidad y perseverancia para todos los hombres de buena voluntad en la búsqueda de la justicia y la paz.

Mons. Lorca Planes ha invitado a los presentes a la creación de una sociedad que camine por los territorios de la armonía y el equilibrio, que reconozca los derechos de todos a una vida mejor. Ha pedido al Señor que erradique del corazón de los hombres toda huella de rencor y que lo disponga a la reconciliación.

El recuerdo de la tragedia ocurrida hace diez años en Madrid, ha explicado el Sr. Obispo, llena a toda la sociedad española de un profundo sentimiento de tristeza. Según sus palabras, debemos aprender de lo ocurrido y guardarlo en nuestra memoria, y trabajar para que nunca más vuelva a ocurrir nada parecido.

El prelado ha invitado, además, a no dejar morir la esperanza y a apostar por ella en nuestras vidas, para construir una sociedad unida, desde el respeto y aceptando el modelo democrático. El Sr. Obispo ha recordado aquel «día de luto» donde murieron casi doscientas personas inocentes. También ha destacado que la Iglesia siempre ha rechazado el terrorismo, porque ninguna persona tiene el poder de quitar la vida a nadie.

Tras el término de la Eucaristía un miembro de la Asociación Víctimas del Terrorismo ha leído un manifiesto en la plaza Cardenal Belluga. Tras su lectura, todos los presentes han secundado un minuto de silencio.

Contenido relacionado

Enlaces de interés