Para preparar el corazón para la Semana Santa – El salmo `Miserere´. Un camino de conversión

 

PARA PREPARAR EL CORAZÓN PARA LA SEMANA SANTA 

EL SALMO `MISERERE´. UN CAMINO DE CONVERSIÓN

El Salmo 50 (51), llamado comúnmente el Salmo “Miserere” (Misericordia) no es un salmo para leer ni solo para proclamar, sino para vivir. Es ante todo un itinerario de conversión. Orar con el Salmo Miserere es orar para buscar una explicación a la realidad del Pecado, orar para hacer frente al problema más serio y más dramático de la humanidad: el misterio de la iniquidad. Se trata también de orar para festejar la misericordia entrañable de Dios, la cual es la única salida y la única auténtica respuesta a la problemática. El Salmo fue escrito para darle voz a la experiencia penitencial. San Agustín escribió sus “Confesiones” a partir del Salmo Miserere, dándole, a partir de ahí, una lectura completa a su vida desde su pecado y desde la misericordia de Dios.

Detrás del Salmo hay dos realidades históricas que aluden al drama del pecado. Por un lado, una adición tardía señala que el salmo pretende expresar los sentimientos del rey David cuando reconoce adolorido su gran pecado ante el profeta Natán (“Del maestro del coro. Salmo de David, cuando el profeta Natán se llega a él, después de éste haber estado con Betsabé” Salmo 51 (50), 1). El pecado de David, el cual comienza con el adulterio con Betsabé y culmina en el asesinato del inocente Urías, está narrado en el Capítulo 11 del libro Segundo de Samuel. De otra parte, el Salmo hace referencia al trasfondo histórico de la época en la que se redacta: Israel ha perdido la tierra, la independencia política, la monarquía; guarda el recuerdo de un doloroso y humillante exilio y ha pasado de dominador en dominador (Asiria, Babilonia, Persia, Grecia…) sin volver a hallarse como pueblo realmente libre. La explicación es simple, pero trágica: Israel se ha perdido como pueblo debido a su pecado, pues al ser infiel a la Alianza, Dios ha permitido su desgracia. El sufrimiento del pueblo es causado por el pecado. Lo ha perdido todo y ya ni siquiera tiene una ofrenda para presentar a Dios. De hecho, el Salmo hace referencia al momento en que Jerusalén y el templo están destruidos.

Estas dos realidades están siempre presentes. El Salmo Miserere nos hace entrar en contacto con nuestro pecado personal, con el drama de ser, como David, personas según el corazón de Dios, pero, al mismo tiempo, estar azotados y agitados por nuestras pasiones. Y, aún más, el Salmo Miserere nos permite reconocer que nuestro propio momento histórico lleno de injusticia, inequidad, violencia, criminalidad y horror, está causado también por el pecado, por el rompimiento de la alianza con Dios, por la determinación de la humanidad de no comportarse según la voluntad divina. Nuestra Jerusalén también está en pedazos, con sus murallas derruidas y nos encontramos sin nada entre nuestras manos para presentarle a Dios, salvo nuestro corazón contrito y nuestra propia humillación.

El Salmo está construido a partir de imperativos que son gritos del corazón. Vale la pena advertir que la oración penitencial es a gritos, como los gritos del ciego del camino que alza la voz suplicando misericordia: “borra, lávame, límpiame, purifícame…” Todo desemboca en el último imperativo: “reconstruye”, esto es, vuelve a crear, vuélvenos a hacer. Así, toda la agitación interna del Salmo desemboca en la paz, en la certeza de que el amor de Dios rehace lo destrozado y en la convicción, desde la fe neotestamentaria, de que en Jesucristo se hacen nuevas todas las cosas, incluso nuestro pobre corazón y nuestro afligido mundo roto.

El Salmo Miserere corresponde a una escala, a un camino, a un proceso de conversión, a una liturgia penitencial en varios momentos. Esto no supone sin embargo la celebración de un rito, sino que implica una experiencia vivencial y litúrgica del corazón.

 

Descargue la meditación:

– Meditación para preparar la Semana Santa

.pf-button.pf-button-excerpt { display: none; }

Artículos relacionados:

La entrada Para preparar el corazón para la Semana Santa – El salmo `Miserere´. Un camino de conversión aparece primero en DIÓCESIS DE CANARIAS.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Iglesia ante la gestión Covid en España por Eugenio Alberto Rodríguez Martín – 16...

  Iglesia ante la gestión Covid en España ¿Qué dice la Iglesia ante...

Fraternidad de Servidores del Corazón Sacerdotal de Jesús: Consagración de ocho nuevos hermanos –...

  FRATERNIDAD DE SERVIDORES DEL CORAZÓN SACERDOTAL DE JESÚS Consagración de 8 nuevos...

Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2021: «Hacia un “nosotros” cada vez más...

  Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2021: «Hacia un <nosotros>...

Enlaces de interés