Mons. Zornoza clausura el Año Jubilar Teresiano en Cádiz

Diócesis de Cádiz-Ceuta
Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

La capilla del Monasterio del Corpus Christi de la capital gaditana acogió, en la tarde de ayer, la ceremonia de clausura del Año Jubilar con motivo del quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Ávila. Mons. Zornoza cerraba en una celebración eucarística este año que ha contado con diversos actos de culto y socio culturales para recordar a la Doctora de la Iglesia abulense.

Durante la celebración, Mons. Rafael Zornoza, recordaba en su homilía la vida de esta santa «maestras de la vida espiritual. Apóstol incansable, escritora, poeta, mística excepcional». Una vida que cambió el rumbo de la Iglesia y que tuvo una razón clara: el amor a Dios «¿dónde está ese gran secreto de su vida, la respuesta a sus desvelos, aventuras, decisiones? Es así de sencillo y también de complicado: se enamoró de Cristo». «La experiencia de Dios de Teresa de Jesús – señalaba el Obispo diocesano – nos dirige a un Dios dinámico, personalísimo, celoso y excluyente de cualquier otra relación que acapare nuestro corazón».

Mons. Zornoza destacó además cómo «el patrimonio de los santos es alimento y aliento de vida cristiana siempre (…) Hoy los cristianos vivimos como desposeídos de nuestro rico patrimonio y su proyecto de vida, acosados por la indiferencia externa y mucha mediocridad interior. Nos abruma y deprime la falta de fe, el relativismo, el vacío interior y la adulteración de la vida. Hoy vivimos un desencanto espiritual que se superaría tan sólo con adentrarnos en la biografía de los creyentes insignes, que nos conmueven con su amor en el seguimiento de Cristo» y animó a todos a seguir el ejemplo de la que fuera primera mujer Doctora de la Iglesia en su vida de relación con Dios, una «conversación con Dios, con su lenguaje fresco y directo. El Dios de Teresa, el que «tanto me esperó» –como ella misma dice–, nos espera a nosotros para que experimentemos su seducción» .

Esta celebración puso el broche final al Año Jubilar Teresiano en la diócesis de Cádiz que comenzaba el pasado 14 de octubre de 2014 con una celebración en la S.A.I. Catedral de Cádiz presidida también por el Obispo diocesano.

Contenido relacionado

Más de un centenar de jóvenes recibieron la confirmación en la Catedral de Cádiz

Más de un centenar de jóvenes de parroquias y colegios de...

Ceuta se vistió de fiesta para celebrar San Antonio

La Ciudad Autónoma amanecía en el día de ayer con cientos...

Radio María se hizo presente en distintos puntos de nuestra diócesis

Por un lado, el Santuario Nuestra Señora de África, en Ceuta...

Enlaces de interés