Ermita de los Santos Mártires de Medina Sidonia

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

El pasado martes día 10 de Enero impartió una interesantísima conferencia en el Ateneo Literario Artístico y Científico, acerca de la ermita visigoda de los Santos Mártires, de Medina Sidonia, el ermitaño y guardián de la misma don Carlos García de Paredes Núñez de Prado.

El conferenciante glosó  su charla en los aspectos histórico, artístico, religioso y arquitectónico, desmenuzando los detalles más destacados del monumento a través de magníficas fotografías hechas por el adjunto al presidente del Ateneo don Hans Josef Artz.  

Por orden cronológico histórico se refirió a sus orígenes romanos, concretamente durante la época de esplendor del Imperio en la provincia Bética de la Hispania romana. En efecto, corría el siglo II de la era cristiana cuando se construye una villa rural del tipo “terra dominicata”, de la cual era elemento importante la torre-vigía, que conserva gran parte de su estructura y es elemento característico actual de su paisaje arquitectónico. En la ermita se conservan asimismo numerosos restos de basamentos, trozos de fustes de columnas y capiteles jónicos y corintios principalmente. Constituye otro elemento importante el OECUS, o salón de la vivienda, que se utilizó en los siglos IV y V como oratorio, dando origen a las primeras iglesias cristianas del periodo Paleocristiano. 

Durante los años 390 a 395 de nuestra era, continúa el conferenciante, se establece en la villa Paulino de Nola con los ermitaños de San Agustín de Hipona que utilizaron el OECUS como oratorio. Con posterioridad, hacia el año 409, diversos pueblos bárbaros invaden Hispania y los vándalos silingios se establecen en la provincia Bética. A estos vándalos se les atribuye el martirio de los ermitaños. En efecto, el historiador don Francisco Martínez Delgado afirma que los ermitaños “fundaron una iglesia en la parte sur (de Medina Sidonia) que se llamó, y aún se nombra, de los Santos Mártires, porque  a pocos años de la fundación y predicación de dichos religiosos, padecieron todos martirio y sus cuerpos fueron llevados por los católicos a la iglesia de San Ambrosio (Caños de Meca) donde les dieron sepultura.” Estos mártires son conocidos con el nombre de “los Santos Mártires de Medina Sidonia”. 

Una piedra fundacional que se conserva en el templo certifica, en inscripción epigráfica, la fundación de esta basílica visigoda el 16 de diciembre del año 630; fecha en la que fue bendecida por el obispo Pimpenio, el año segundo de su pontificado, concretamente.  

Un texto epigráfico escrito en un dintel de piedra reza: “Llepero Re Vomit Sed Sacr(v)”. Por esto se suele atribuir la terminación de la ermita al devoto Lepero. En realidad, si añadimos la letra I al inicio y la A al final del texto, puesto que esas letras pudieron ser eliminadas al ser cortado el dintel para su colocación en el vano, y si damos orden a la frase, quedaría esta inscripción: “Ille per ore vomit sed sacra” (por boca sale (el agua), pero bendecida (por la cruz)) 

Los árabes, con Muza al frente, conquistaron Medina Sidonia sobre el año 711 y establecieron en ella su Cora o capital de provincia. “…los canónigos o presbíteros de la Iglesia asidonense, en virtud de los pactos con Muza, se retiraron con los vasos sagrados a esta ermita para celebrar los oficios divinos” (Martínez Delgado) 

En el año 929 se establece el Califato de Córdoba. El califa Abderramán III ordena la desaparición de la ermita visigoda y, en su lugar, la construcción de una mezquita de barrio a ubicar donde hoy se encuentra el templo mudéjar, orientada su cabecera hacia la torre vigía, rehabilitando su construcción y transformación en el alminar de la mezquita. 

El 22 de Septiembre de 1264 el Rey Alfonso X el Sabio conquista definitivamente Medina Sidonia. Dada la importancia militar que desde un punto de vista estratégico tenía este Conjunto Monumental para la defensa militar de Medina Sidonia, el rey don Alfonso ordena la transformación de este lugar en un baluarte defensivo y así dota al lugar, y sobre todo a la torre, de una serie de elementos defensivos como la rehabilitación de la torre y construcción del almenado, la construcción de cuatro aspilleras-saeteras, el forrado de la pared exterior de la habitación contigua a la torre con un muro de 1,30 m de espesor…etc. 

Una vez restaurada la torre y reconstruido el cuerpo o módulo mudéjar, tiene lugar la construcción del templo actual sobre la mezquita de barrio. Dicha construcción, nos dice nuestro conferenciante, debió realizarse a lo largo del siglo XIV y tal vez durante el primer cuarto del XV.

Contenido relacionado

Carta Pastoral con motivo de la Visita Ad Limina

Queridos diocesanos: Me dirijo a vosotros a mi regreso de la Visita...

El Seminario San Bartolomé nos vuelve a citar para orar por las vocaciones

El Seminario Conciliar San Bartolomé  invita a toda la comunidad diocesana...

Enlaces de interés