El Obispo de Cádiz con los inmigrantes internos en el C.I.E. de Isla Paloma

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

Posteriormente participa en una convivencia de unos 400 inmigrantes en el Santuario de la Virgen de la Luz.

Este último domingo 27 de Noviembre, D. Rafael Zornoza, Obispo de de Cádiz y Ceuta, ha tenido dos encuentros con los inmigrantes. En un primer momento, acompañado del Director del Secretariado de Migraciones y de miembros del Equipo diocesano, ha visitado a los 132 inmigrantes que se encontraban en el Centro de Internamiento de Isla Paloma de Tarifa. 

El Obispo ha sido atendido por el Director del CIE de Tarifa y por los responsables de la seguridad del Centro. Acompañado por miembros del Equipo del Secretariado de Migraciones ha ido saludando a los inmigrantes que procedentes de muy diversos países del Magreb y de África Subsahariana están retenidos en este Centro de Internamiento. 

En la cancha deportiva del Centro, donde se encontraban los inmigrantes, uno de los internos, procedente de Guinea, ha dado la bienvenida al Obispo, agradeciéndole su visita y dándole a conocer las difíciles circunstancias por las que atravesaban. El Obispo ha dirigido unas cariñosas palabras a todos, expresándoles el afecto, la comprensión y la solidaridad de la Iglesia y manifestando que la atención y el acompañamiento de los inmigrantes es una de las preocupaciones pastorales de esta Diócesis. Asimismo, les hizo saber que compartía su sufrimiento y el de sus familias y que rezaba por todos, prometiendo volver a visitarlos. 

A continuación, en una de las dependencias del Centro, el Obispo presidió una emotiva celebración religiosa con los inmigrantes cristianos, a los que animó a perseverar en la fe y esperanza en Dios, especialmente en los momentos de mayores dificultades. 

Posteriormente, el Obispo se ha trasladado al Santuario de la Luz, donde se encontraban de convivencia 430 inmigrantes, originarios de diversos continentes y procedentes de las distintas parroquias y localidades de la Iglesia diocesana. En la Misa que presidió el prelado, junto a cinco sacerdotes, manifestó su alegría de poder celebrar este comienzo del Adviento en un santuario dedicado a la Virgen, modelo y prototipo de esperanza para todos los creyentes, animando a los inmigrantes a vivir con hondura este tiempo de preparación de la Navidad. 

Una vez terminada la Misa tuvo lugar la comida y los actos más festivos. Un equipo de voluntarios había preparado una gran paella que degustaron todos los presentes. Entre las actividades realizadas hay que destacar la presencia de un grupo tarifeño que intenta preservar el folklore tradicional de aquella zona y que intervino con los cantos y bailes del “Chacarral”.

Contenido relacionado

Orientaciones pastorales y líneas de acción para la CEE

La Conferencia Episcopal Española ha hecho público el documento Fieles al envío...

Enlaces de interés