El Fondo Diocesano de Solidaridad celebra su colecta anual en la tarde del Jueves Santo

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

La colecta está destinada a financiar proyectos de promoción social a favor de personas y colectivos en situación de exclusión social.

Mañana, Jueves Santo, Cáritas invita a toda la Iglesia Diocesana a compartir sus bienes con los más pobres a través de la colecta que, anualmente, se celebra en los Oficios de la Cena del Señor y que está destinada al Fondo Diocesano de Solidaridad.

El Sínodo Diocesano del año 2000 definió el Fondo Diocesano de Solidaridad (FDS) como el cauce de comunicación cristiana de bienes de la Iglesia Diocesana de Cádiz y Ceuta. Su principal fuente de ingresos es la colecta que se celebra en todos los templos de la iglesia diocesana la tarde del Jueves Santo en los oficios de la Cena del Señor. Además, existen aportaciones que, a lo largo de todo el año, destinan donantes particulares, comunidades religiosas, hermandades y cofradías y el 20% de la Comunicación Cristiana de Bienes de las Cáritas parroquiales. Desde su creación, muchas personas y colectivos han superado sus situaciones de pobreza y sufrimiento gracias a este generoso compartir. Los donativos permanentes se pueden hacer a través de la cuenta ES62 2103 – 4000 – 61 – 0030023814.

En el año 2014, el Fondo Diocesano de Solidaridad financió, por una parte, la Red de Inclusión de Personas sin Hogar y el Programa Diocesano de Integración Sociolaboral con una dotación de 77.555,66 euros y por otra, dotó económicamente acciones de apoyo a las Cáritas parroquiales, acciones promocionales de Cáritas Arciprestales, Fondo de Emergencia Social y sesiones grupales con familias en situación de exclusión con un total de 344.916,66 euros. De esta forma, el Fondo Diocesano de Solidaridad canalizó, el pasado año, un total de 422.472,32 euros a favor de los más pobres.

Compartir y amar, fuente de justicia

Pablo VI nos dice que «Dios ha destinado la tierra y todo lo que en ella se contiene para uso de todos los hombres y de todos los pueblos, de modo que los bienes creados deben llegar a todos en forma justa, según la regla de la justicia, inseparable de la caridad» (GS nº 69). El amor es el lenguaje de la fe en Dios y el compartir es signo de su madurez. El Dios de Jesús nos llama a construir la fraternidad en el mundo practicando y defendiendo la justicia. Nuestra fe nos llama a amar al prójimo atentos a la realidad de su pobreza y exclusión. Solo amando y compartiendo nuestros bienes, abrimos caminos de inclusión y dignificación para muchos que han visto vulnerados sus derechos. Solo amando y compartiendo, construimos justicia y dignidad para nuestro prójimo. Otro mundo más justo y más fraterno es posible si, habitados por el Espíritu de Jesús, somos testigos del amor de Dios Padre en nuestra sociedad.

Contenido relacionado

Enlaces de interés