El clero diocesano celebró San Juan de Ávila

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

Alrededor de medio centenar de sacerdotes diocesanos se reunieron en Benalup para celebrar la festividad de San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia Universal y Patrono diocesano del clero español.

El encuentro, presidido por el obispo de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza Boy, comenzó con el rezo de la hora intermedia. El obispo diocesano aprovechó la ocasión para presentar a los nuevos vicarios territoriales, el P. Lázaro Albar y el P. Juan José Marina, además de agradecer al P. José Luis Caburrasi y al P. Juan Carlos Brea el tiempo dedicado a la diócesis, como vicario general y canciller, respectivamente.

A continuación, Mons. Zornoza presentó a Mons. César Augusto Franco Martínez, obispo auxiliar de Madrid, al que agradeció su asistencia en este día tan especial para la Diócesis de Cádiz y Ceuta. Consiliario de acción católica durante años, escriturista y profesor en San Dámaso, ha sido capellán universitario. Mons. Franco Martínez ofreció una conferencia titulada La conciencia de apóstol en San Pablo. Este tema fue elegido por la relación tan directa que entre San Juan de Ávila y San Pablo hay. Pues el patrono de los sacerdotes se caracterizaba por su gran tarea pastoral y su celo evangelizador, a tiempo y a destiempo.

En su charla, el obispo auxiliar de Madrid dejó claro que San Pablo se convierte en paradigma de la apostolicidad. Llamado a ser apóstol, algunos críticos de Pablo catalogan su vida de apóstol, como milagro de Cristo, pues Pablo sabe reconocer que «he sido tomado por Cristo».

En este sentido, aseguró que Pablo no se ve fuera del ámbito de Cristo, de ser en Cristo Jesús. «Cuando uno mira a San Pablo, uno se da cuenta que es imposible separar vida y ministerio, siendo difícil de interpretar, pues falta el contexto histórico. Aún así, Pablo es extremadamente realista al tratar los problemas de las comunidades a las que se dirige, es así, leyendo los textos que dirige a dichas comunidades, como se descubre la vida misma de Pablo, que es fielmente la vida de Cristo; llegándose a afirmar que Cristo ha tomado la persona de Pablo para darse a conocer».

Por otro lado, D. Cesar Franco afirmó que la clave de los escritos de Pablo es su vida, dejando claro que es fundamental que la vida del ministro, tal y como fue la vida de Pablo o del Apóstol de Andalucía, es una expropiación del «yo». «Solo con la expropiación de nuestras personas como sacerdotes, podremos ser ministros del Señor. Este es el núcleo del Sacramento. Expropiarnos de nuestro ‘yo’ para centralizarnos en Cristo».

Tras un fructífero y enriquecedor diálogo con el ponente se celebró la Eucaristía. Al finalizar la homilía, el obispo de Cádiz y Ceuta dio a conocer el documento recién recibido desde la Santa Sede por el que se nombraba al P. Rafael Caldelas capellán de honor de Su Santidad, Monseñor, una distinción que D. Rafael pidió en la visita Ad Limina, al coincidir el 75 aniversario de ordenación del P. Caldelas, pero que desgraciadamente no llegó a tiempo, pues el querido sacerdote diocesano murió el pasado Miércoles Santo. Dicho documento será entregado a la familia del fallecido. Tras la Eucaristía todos los participantes del encuentro se trasladaron a la «Venta el Soldao» donde almorzaron en un ambiente cordial y fraternal.

Contenido relacionado

Orientaciones pastorales y líneas de acción para la CEE

La Conferencia Episcopal Española ha hecho público el documento Fieles al envío...

Enlaces de interés